Creada la primera unidad antifurtivos formada por mujeres

The Black Mamba APU es la primera unidad antifurtivos formada únicamente por mujeres, creada para proteger la Reserva Natural de Balule, en Sudáfrica, y que se inició con seis mujeres, grupo que a lo largo de los años ha crecido incorporando a féminas en toda el área de Balule, la zona protegida en la provincia de Limpopo, en Sudáfrica, que forma parte del Parque Nacional Kruger.

Ellas se autodenominan “custodias de los animales salvajes”, principalmente elefantes y rinocerontes, que deambulan libremente en la reserva natural. Las acciones de Black Mamba se encaminan a destruir los campamentos de los furtivos, trampas y cebos para atraer a los animales.

La unidad cuenta con apoyo aéreo y de perros especializados, operando principalmente en la frontera con el Parque Nacional Kruger, una zona crítica del conflicto con los furtivos, que requiere patrullaje a todas horas.

Aunque no tienen permitido el uso de fuerza o autoridad para realizar arrestos, se dedican a alertar a la comunidad local de Hoedspruit, Sudáfrica, quienes acuden al lugar para responder con armas.

“Las Black Mambas son los ojos y oídos de la reserva y contarán con entrenamiento. La primera misión de ellas es detectar la presencia de cazadores y emitir la alarma”, explica el programa de protección especial de los rinocerontes negros.

El personal que opera dentro de la Reserva, desde científicos e investigadores hasta empleados tuvieron que convertirse en agentes de protección para conservar a los animales de los grupos de furtivos, que frecuentemente pertenecen a milicias dedicadas a otro tipo de tráfico y actividades ilegales.

Las integrantes de la Unidad Anti-Cazadores usan equipo profesional de corte militar para patrullar en el cerca del Gran Parque Nacional Kruger.

Deja un comentario