Aprobada definitivamente la nueva Ley de Caza de Castilla-La Mancha

soriano

La consejera de Agricultura de Castilla-La Mancha, María Luisa Soriano, ha subrayado que la nueva Ley de Caza “es mucho más social”, porque favorece y facilita la caza a los aficionados de los municipios rurales de la región, a la vez que garantiza la conservación de la naturaleza y la mejora genética y sanitaria de las especies cinegéticas.

Así lo ha señalado esta tarde en las Cortes regionales durante su intervención en el debate de la Ley de Caza de Castilla-La Mancha, que se ha aprobado de forma definitiva, por lo que sustituye a la anterior, del año 1993, lo que permite adaptar la normativa a la actual realidad del sector.

Soriano ha apuntado los principales objetivos que persigue la nueva ley, entre los que ha destacado: regular la actividad cinegética de forma ordenada, sostenible y respetuosa con el medio ambiente simplifica y agilizando los trámites administrativos; regular la caza haciéndola compatible con otras actividades; conseguir una planificación integral de la totalidad de los terrenos cinegéticos; proteger y aprovechar ordenadamente los recursos cinegéticos; conservar el medio natural y fomentar los hábitats de las especies.

Al mismo tiempo, ha recordado que la caza es una de las actividades socioeconómicas más importantes para el medio rural de Castilla-La Mancha, ya que sostiene 6.500 puestos de trabajo y genera directa e indirectamente 600 millones de euros al año, lo que permite crear riqueza y fijar población en muchos pequeños municipios.

Intensa participación pública y apoyo del sector

La titular de Agricultura del Gobierno regional ha expuesto que la Ley de Caza “es el resultado de una intensa participación pública y gran voluntad de acuerdo”. De hecho, ha detallado que a lo largo del proceso de exposición pública, se aceptaron -parcial o totalmente- un total de 169 alegaciones.

Además, ha incidido en que durante el debate en la Comisión de Agricultura de las Cortes regionales se han aceptado 24 enmiendas del Grupo Parlamentario Socialista y 20 enmiendas del Grupo Parlamentario Popular, además de una enmienda transaccional presentada por ambos grupos.

Asimismo, ha indicado que el texto cuenta con el apoyo de las asociaciones del sector cinegético de Castilla-La Mancha -Federación de Caza y APROCA-, ya que favorecerá la simplificación burocrática y administrativa, la profesionalización en la gestión a través de los planes de ordenación y la responsabilidad con los planes zoosanitarios y el control de la genética.

Por último, María Luisa Soriano ha lamentado la actitud del Partido Socialista, y ha criticado que se haya posicionado con los grupos que están contra la actividad de la caza, y hayan apoyado una serie de planteamientos falaces que nada tienen que ver con la Ley de Caza, como que permita disparar a perros y gatos sueltos o que salirse de un camino en un monte público por una necesidad fisiológica suponga una multa de dos millones de euros.

Deja un comentario