Lince y caza, una convivencia compatible en Castilla-La Mancha

© Carlos Serrano
© Carlos Serrano

El proyecto LIFE+Iberlince asegura que la convivencia entre cazadores y linces ha sido excelente, no habiéndose constatado ninguna molestia para esta especie en peligro de extinción.

La presencia del lince ibérico (Lynx pardinus) en Castilla-La Mancha y la práctica de la actividad cinegética se ha demostrado compatible en la región, una vez que ha finalizado la temporada de caza.

Según ha explicado en un comunicado el proyecto LIFE+Iberlince, en este primer periodo de actividad cinegética tras la liberación de varios ejemplares de lince ibérico en Castilla-La Mancha, su presencia en el transcurso de numerosas jornadas de caza no ha conllevado limitación alguna, más allá de las impuestas por la legislación vigente en materia cinegética y ambiental.

Con estos antecedentes, esta temporada de caza ha sido atípica con respecto a la de los últimos años, incluso décadas, sobre todo en la comarca de los Montes de Toledo.

Hacía muchos años que en la comunidad castellanomanchega no se producían jornadas de caza con la presencia estable de lince ibérico. Cabe reflejar que, pese a que en los últimos años se venía detectando la presencia de varios ejemplares de lince en el sur de Ciudad Real, en la mayoría de los casos la continuidad de estos registros ha sido muy inconstante en el tiempo y en el espacio.

La liberación hasta la fecha de 22 ejemplares de lince ibérico en Castilla-La Mancha, 12 en Ciudad Real y 10 en Toledo, ha propiciado que se hayan celebrado jornadas de caza en la comunidad en territorios con presencia estable de linces.

En la provincia de Ciudad Real destacan las jornadas de caza realizadas en el término municipal de Almuradiel, en Sierra Morena Oriental, durante el mes de febrero.

En el transcurso de las mismas no se han originado molestias para los linces ni producido una merma en el desarrollo de dicha actividad cinegética.

Igualmente, en el resto de terrenos y fincas presentes en el área de reintroducción con presencia de lince se han llevado a cabo monterías que no han generado ningún problema ni para el lince ni para los cazadores.

En el caso de la otra zona de reintroducción, Montes de Toledo, los linces liberados no han presentado comportamientos anómalos por la celebración de jornadas de caza en sus territorios.

De esta manera, se ha puesto de manifiesto que los cazadores han disfrutado de su afición con responsabilidad.

Tan importante como esto, ha sido la gran labor realizada por los técnicos del proyecto LIFE+Iberlince y por los agentes de medioambientales de Castilla-La Mancha, que han mantenido informados en todo momento a gestores, sociedades de caza, propietarios y cazadores de la presencia y los desplazamientos de los linces en toda la comunidad.

La existencia de lince ibérico en terrenos con aprovechamiento cinegético en Castilla-La Mancha no ha supuesto ninguna restricción, hecho que para algunos cazadores y gestores de cotos podía suponer una preocupación al conocerse el inicio de proyecto de reintroducción.

El hecho de comprobar que la presencia de una especie en peligro de extinción como el lince ibérico no ha afectado al aprovechamiento cinegético en una comunidad con tanta tradición como es la castellanomanchega, no es sino la constatación de que la caza y la conservación de especies amenazadas son totalmente compatibles.

Todos los sectores implicados en el uso y conservación del territorio y de su biodiversidad están de acuerdo en alcanzar un objetivo común, ha asegurado Iberlince, mantener en el mejor estado posible el entorno natural, una circunstancia que beneficia a todas las partes, al colectivo cinegético y al conservacionista, fomentando el desarrollo sostenible de las comunidades locales.

 

Deja un comentario