Detección de la huella genética de los conejos de monte repoblados

En portada. Riesgos Innecesarios. refugio conejos

En muchos lugares de la península Ibérica los conejos son una plaga en toda regla, pero en otros siguen brillando por su ausencia, de ahí que se realicen sueltas de conejos, bien con fines cinegéticos, bien con fines de repoblación para servir de alimento a especies como el lince ibérico y rapaces que no viven su mejor momento. Como en otras especies cinegéticas, no todos los conejos que se han soltado son puros, es decir, parecerá un conejo de monte, pero no lo es. Un trabajo firmado por Piorno y colaboradores estudió la genética de los conejos de monte en 15 cotos de caza de Pontevedra en los que se habían realizado sueltas pero a distintos niveles. A través del análisis de ADN mitocondrial de 503 conejos se quiso establecer si en aquellos cotos en los que se habían soltado conejos de forma más intensa la genética de granja se había “introducido” en la población.
En los cotos en los que se había soltado conejo de granja de forma más intensa y repetida se detectó una “genética de granja” en los conejos cazados, si bien esta huella genética fue disminuyendo con el tiempo, quizás porque estos conejos fueron más sensibles a la caza. Además, se obtuvo una gran diferencia genética entre los conejos de granja y aquellos que procedían de lugares en los que nunca se habían soltado conejos. Dicho en otras palabras, la suelta sin control de conejos de genética “dudosa” no sólo puede contaminar a los puros, sino que además no soluciona la carencia de conejos en los cotos.
Los autores alertan del peligro que las repoblaciones sin control pueden suponer para la conservación del conejo de monte, que ya tiene bastantes problemas sanitarios encima.

Referencia del artículo: Piorno, V., Villafuerte, R., Branco, M., Carneiro, M., Ferrand, N., & Alves, P. C. (2015). Low persistence in nature of captive reared rabbits after restocking operations. European Journal of Wildlife Research, 1-9.

Fuente: cienciaycaza.org

Deja un comentario