Multa, indemnización y prisión para seis furtivos que operaban en Gredos

cabra montés

El Juzgado de lo Penal 1 de Plasencia (Cáceres) ha condenado a distintas penas, que incluyen pago de multas e indemnizaciones y prisión, a seis furtivos de cabra montés, por abatir ilegalmente en febrero de 2007 dos ejemplares machos, de máximo nivel de cornamenta, en la cara sur de la Sierra de Gredos, en la provincia de Cáceres.

Los acusados fueron detenidos por la Guardia Civil en 2007 en el marco de la denominada ‘Operación Chupete‘ y son tres vecinos de Candeleda (Ávila) y tres hombres procedentes de Málaga que participaron como clientes en una cacería ilegal organizada en la Garganta de los Infiernos, en la provincia de Cáceres, para cobrar de manera clandestina machos de cabra montés.

Su forma de actuar consistía en acercar a los clientes y facilitarles un rifle con silenciador y mira telescópica en el momento de la localización de las piezas y hacerles llegar los restos naturalizados (disecados) un mes después. Uno de los miembros de la familia de Candeleda implicada en este caso es titular de una taxidermia en Talavera de la Reina (Toledo), que les servía de tapadera para su actividad criminal y acumula varias condenas firmes de Juzgados de Ávila por hechos reiterados de la misma naturaleza, lo que provocará su entrada en prisión, una vez sea firme la sentencia.

Es de destacar en la resolución judicial, de 53 folios, inadmite la nulidad de las escuchas telefónicas, reiteradamente solicitada por las defensas, por considerar que se ajustaban a la doctrina jurisprudencial, determinada por el Tribunal Supremo y por ello las considera ajustadas a derecho.

Así mismo y a petición de Ecologistas en Acción, asociación personada como acusación particular en el caso, la sentencia determina la incautación de todos los instrumentos que sirvieron para la comisión del delito, como el arma y sus complementos, radios, móviles, vehículos, restos de especies protegidas, tres mil euros en metálico, etc. que les fueron retirados durante las detenciones y posteriores registros.

El Juzgado de Plasencia condena a los tres vecinos de Candeleda a nueve meses de prisión y multa de 3.000 euros al reincidente y a seis meses de prisión y multa al resto, apreciando además las agravantes de precio y formar una partida de caza ilegal de más de tres individuos. También los inhabilita para portar armas o para realizar actividades de caza por un tiempo de tres años y nueve meses.

Por su parte, la juez condena a los tres clientes procedentes de Málaga por los mismos hechos de caza furtiva, con las agravantes referidas de precio y partida ilegal de caza, a una multa de 3.600 euros y la inhabilitación para el ejercicio de la caza de tres años y nueve meses.

A todos ellos los obliga a indemnizar a la Junta de Extremadura por la cantidad del precio de las piezas que alcanza la cifra de 43.222 euros, más intereses.

Operaban especialmente en la Sierra de Gredos y sus estribaciones, pero también se trasladaban a otros puntos, como los Montes de Toledo, Madrid, Asturias o Murcia, y ofrecían piezas de cabras montés, osos, lobos y arruíes.

 

Deja un comentario