La caza, del monte a la mesa en la Sociedad de Cazadores de Portas

comida caza tecor portas

Ese es el último fin de las piezas de caza abatidas durante la temporada cinegética 2014/15 por el grupo de cazadores de la Sociedad de Caza de Portas: el plato.

Así lo entienden la Sociedad de Caza de Portas y la Cuadrilla “Os Da Tora” que han celebrado su cena anual donde todos los comensales pudieron degustar las exquisiteces de la carne de caza, y donde más de un centenar de cazadores, vecinos y compañeros se dieron cita en Portas para compartir mesa y mantel con el jabalí como gran protagonista.

Esta cena anual también sirvió para rendir un pequeño homenaje de agradecimiento a las grandes ‘sufridoras’ de la caza, que no son otras que las compañeras de los cazadores, esas mujeres que constantemente les toca padecer constantes ausencias y largas esperas. Vaya desde aquí también el agradecimiento por su comprensión.

La noche comenzó con la proyección de un vídeo donde se recogían los principales momentos vividos durante las largas jornadas de caza, recuerdos e instantes que ya nadie ni nada podrá borrar de la memoria de los componentes de la Sociedad de Caza de Portas y la Cuadrilla “Os Da Tora”, un repaso a una temporada espectacular con mención muy especial a los grandes protagonistas de las duras ‘batallas’ libradas, que no son otros que los perros.

Lamentablemente siempre toca sufrir alguna baja entre nuestros fieles compañeros, que ponen todo su ardor en la batalla y no siempre salen vencedores, seguro que los echaremos de menos en esas largas ladras.

Tras la proyección del documental, se procedió a la cena de rigor, donde las tertulias volvieron a girar sobre lances intensos con final feliz, casi siempre.

Destacar, cómo no, el grado de concienciación de los cazadores a la hora de adoptar las medidas de seguridad imprescindibles durante las jornadas de caza colectiva, pues, salvo pequeños matices siempre mejorables, el compromiso es manifiesto.

Un buen menú regado con grandes dosis de amistad, compañerismo e ilusiones puestas en la temporada que está a punto de comenzar fueron los ingredientes de esta buena velada.

La esperanza de que la próxima temporada sea, cuando menos, tan fructífera tanto en lances como en capturas como esta, pusieron fin a una noche de “caza en el plato”.

Deja un comentario