APAG propone reducir ciervos y jabalíes para erradicar la tuberculosis

jabalí lagunes

La organización agraria APAG Extremadura Asaja ha propuesto reducir el número de ciervos y jabalíes en la comunidad para atajar el aumento de casos de tuberculosis en el ganado doméstico, pues, según esta entidad, “buena parte de las explotaciones afectadas por esta enfermedad son limítrofes con cotos de caza”.

El presidente de APAG, Ángel García Blanco ha trasladado a la Junta de Extremadura varias medidas para tratar de erradicar esta patología infecciosa, y ha hecho hincapié en que la petición de disminuir el número de ciervos y jabalíes se basa en que el Ministerio de Agricultura destaca como posible origen de la infección en Extremadura a la fauna silvestre “en un 91%”.

Así mismo, han propuesto que los de caza mayor deben contar con un programa sanitario y someterse a pruebas de control y erradicación, “como así se recoge en la Ley de Montes”, y también han solicitado que sea obligatorio retirar los restos de cadáveres que se abandonan en el campo después de las monterías, al tiempo que se promuevan los cerramientos cinegéticos en los cotos de caza mayor, no penalizándoles económicamente y, además, “reduciendo la superficie a cerrar, pasando de 1.000 a 500 hectáreas”.

En cuanto a los cotos de caza menor limítrofes con cotos de mayor, “que son los que más están sufriendo la incidencia de la enfermedad”, han pedido que el jabalí pueda cazarse durante todo el año.

Para APAG Extremadura Asaja debe estar totalmente prohibido cebar jabalíes y ciervos en fincas ganaderas, mientras que en los cotos de caza mayor próximos a áreas de regadíos “debería estar prohibido el maíz como alimentación de las especies cinegéticas”. Han recalcado, además, la necesidad de cumplir los cupos de capturas establecidos en los planes técnicos de caza de los cotos y “si no se cumplen los cotos deben ser sancionados por la administración”.

En lo referente a los puntos de agua en el campo, “parece estar demostrado que sólo el 5% de las charcas da positivo en tuberculosis, mientras que el 57% da positivo cuando se analiza el barro”, por lo que tratar el agua no es muy efectivo, de ahí que hayan solicitado “ayudas para la creación de nuevas charcas y la ampliación de las existentes”.

La presencia de la tuberculosis bovina en Extremadura, según ha informado la Junta, ha crecido de manera descontrolada en los últimos cuatro años, especialmente en los dos últimos. “Es alarmante el incremento de la prevalencia en el rebaño bovino. Si a finales del 2011 esa prevalencia de rebaños afectados estaba en un 3,11% sobre los existentes, en el primer semestre de este año se encuentra en un 8,48%, es decir, casi tres veces más. Siguiendo el desarrollo de la enfermedad de estos dos últimos años, a finales de 2015 las previsiones podrían superar el 12% de prevalencia”.

 

 

Deja un comentario