Cortes compartirá la responsabilidad por fauna del coto

daños conejos cultivos

Adecana ha enviado una nota de prensa anunciando que, después de un tiempo con el coto de Cortes (Navarra) devuelto y cerrado por los problemas de daños ocasionados por la fauna cinegética en la agricultura, se ha conseguido llegar al acuerdo compartir la responsabilidad de dichos daños entre agricultores, ayuntamiento y cazadores, por lo que adjudicación del coto y el POC ya están habilitados y la nueva gestión en marcha.
Tras un excelente y largo trabajo desarrollado durante meses por parte de la Junta Directiva de la Asociación de Cazadores San Miguel de Cortes, asesorada por Adecana, con la necesaria colaboración de los agricultores y el Ayuntamiento de la localidad que ha constituido el coto, así como con el visto bueno del Departamento de Medio Ambiente que ha dado el visto bueno a las medidas adoptadas, se ha logrado una novedosa adjudicación del coto de caza de Cortes y de su Plan de Ordenación Cinegética en la que, como gran novedad, se regula una responsabilidad compartida entre todos los entes implicados en la resolución del tratamiento de los daños ocasionados en la agricultura por la fauna cinegética del coto, principalmente conejos y, ocasionalmente, jabalíes.
El antecedente que ha ocasionado todo ello ha sido el cierre y devolución del aprovechamiento del coto al Ayuntamiento, al verse abocada la Sociedad de Cazadores de Cortes a ello ante la imposibilidad económica de poder hacerse cargo de los cuantiosos daños ocasionados en los campos de cultivo por la fauna cinegética, en su mayoría producida por un exceso de conejos, que en su mayor parte procedía de espacios vallados donde no les estaba permitido el controlar el exceso de animales y donde sus gestores no colaboraban en su prevención y control de sus poblaciones, tales como la Autopista A 68, la Autovía A 68 y los Canales Imperial y el de Lodosa, de cuyas zonas procedían los lagomorfos que asolaban de noche las tierras de labor adyacentes a estos espacios, arrasando sus cultivos.
Este problema que se está produciendo en otros cotos de Navarra se ha visto agravado por la última modificación legal aprobada en el Parlamento de Navarra, que con total la oposición de los cazadores, aprobó la persistencia de la obligación legal de que los cotos tengan que contar con un sistema de guarderío de caza para llevar a cabo las actuaciones excepcionales de control de este tipo de daños, así como las realizadas fuera de la temporada ordinaria de caza, y cuyo costo las sociedades de cazadores no se pueden permitir, al disponer únicamente de las cuotas sociales que abonan sus socios, consiguiendo con tan erróneo planteamiento que algunas de las sociedades más afectadas por ello hayan tenido que abandonar los cotos por no poder hacerse cargo de ello, agravando todavía más un problema en que los cazadores son, precisamente, la principal solución.
La principal novedad de esta novedosa adjudicación ha sido el establecimiento de un sistema de prevención y gestión de los daños en el que la contratación del guarda para gestionar las autorizaciones de caza del conejo, cuyo coste era imposible asumir de forma individual por la sociedad de cazadores, se ha acordado que se sufrague de forma conjunta por los cazadores, la Comunidad de Regantes del Canal de Lodosa y el Ayuntamiento de Cortes con un importe máximo para cada uno de ellos de 2.000 €, teniendo la sociedad que vender tarjetas de caza a los cazadores que lo soliciten si se agotase el citado fondo y se necesitase más dinero. La Comunidad de Regantes del Canal Imperial se hará cargo del 100% del coste del guarderío por las autorizaciones excepcionales de caza dentro de su área regable.
Entre los deberes de los cazadores está la colaboración con medios humanos encaminados a las actuaciones encaminadas al control de daños, correspondiéndole el hacerlo a las concesionarias de las vías públicas de comunicación, canales e infraestructuras similares respecto a los animales que habitan dentro de ellas.
Entre los deberes de los agricultores y propietarios de los terrenos, hay que destacar el compromiso de no reclamar indemnización alguna a la sociedad ni a los cazadores que la componen, ni al Ayuntamiento de Cortes, teniendo los labradores la obligación de avisar con antelación de 15 días hábiles a los cazadores de las nuevas siembras y plantaciones en las que haya riesgo de daños por la fauna cinegética para que estos puedan realizar labores de prevención, así como dejar limpias de malas hierbas las zonas que entorpezcan el trabajo del personal y de los hurones que se utilicen para eliminar el exceso de conejos, colaborando en lo que sea necesario”.
Una vez aprobado definitivamente el nuevo sistema, desde Adecana se ha solicitado al Gobierno de Navarra que tome las oportunas medidas para que el acuerdo alcanzado en el coto de Cortes “se vaya implantando en el resto de los cotos locales navarros que están sufriendo este grave problema, solicitando que sigan apoyando y promoviendo adjudicaciones semejantes al que con el esfuerzo de todos se ha aprobado en esta localidad, lo que sin duda va a ayudar a resolver este grave problema que desde esta asociación se indica que solo se puede solucionar con la colaboración de todos los entes implicados y la Administración foral”.

 

 


Deja un comentario