L’Horta de Lleida reclama que se prohíba la caza libre en las zonas habitadas antes del verano

Fuente: lavanguardia.com

 

La Comissió de l’Horta de Lleida reclama a la Generalitat que prohíba la caza libre en las partidas antes del verano, periodo en el que se inicia la temporada. El colectivo vecinal critica que esta afición pone en peligro las casas y los cultivos en esta zona rural ubicada en los alrededores de la ciudad de Lleida. La entidad insta al Govern a que “acelere la aplicación de una nueva normativa que regule este tipo de actividades que ocasionan molestias a los vecinos, tal como llevamos exigiendo hace años”. La comisión denuncia que en los últimos meses han aparecido restos de perdigones y cartuchos en las fincas agrícolas.

 

A esta situación se ha llegado “porque l’Horta de Lleida se vende en internet como una zona ideal de caza”, alerta el concejal de Medio Ambiente y de l’Horta de la Paeria, Josep Barberà. “Luego, cuando llegan aquí se dan cuenta de que es un área rodeada de casas y campos”, añade. Así, grupos de cazadores de Barcelona y Tarragona visitan las partidas durante los fines de semana atraídos por la presencia de pájaros.

Barberà asegura que “el Ayuntamiento de Lleida trabaja en establecer una zona de seguridad en la que se impida el uso de las armas de fuego. No queremos prohibir la caza”. Por esta razón, durante el ultimo pleno, la Paeria aprobó una disposición en la que planteaba que l’Horta de Lleida tenga la consideración de zona libre de caza con armas de fuego, excepto los cotos habilitados. Este requerimiento ya está enviado a la Generalitat, que según el concejal de Medio Ambiente, autorizará la iniciativa antes del 15 de agosto, fecha de inicio de la temporada.

El Departament de Medi Ambient de la Generalitat comenta que “los trámites se han retrasado porque un coto de caza de la zona ha solicitado los permisos para ampliar sus límites”. A partir de allí, la Conselleria garantiza que el procedimiento seguirá y se constituirá una zona de seguridad en las partidas en las que estará expresamente prohibido el ejercicio de la caza con armas de fuego.

Una vez se ponga en marcha la normativa, l’Horta de Lleida dispondrá de un espacio de 12.000 hectáreas libres de caza y mantendrá 10 zonas en la que estará permitida (ocho vados y dos áreas de aprovechamiento cinegético). Josep Barberà insiste en que la prioridad del consistorio de la capital del Segrià es “priorizar la seguridad de las personas sin impedir que los aficionados a la caza ejerciten su actividad”.

Mientras, un miembro de la asociación de vecinos de la Partida de Butsènit, Joan Antoni Boldú, apela al sentido común para aplicar la nueva ley. “Se trata de compatibilizar la caza con la seguridad de las personas y evitar que los perdigones pasen por encima de las casas como hasta ahora”. Además, Boldú recuerda que cazar ayuda a combatir las plagas de animales, como los conejos o los jabalís, que arrasan con los cultivos.

Boldú lamenta que el Govern trabaje con una ley de caza que data del año 1970 y que la reconoce como una mera actividad deportiva. Asimismo, rechaza que la norma asocie la caza a un negocio y no a un elemento para regular las plagas de animales. El representante vecinal advierte de que debe ser la administración la que regule el trabajo de los cazadores.

 

 

Deja un comentario