ADECANA se reúne con la Consejera de Medio Ambiente de Navarra

 

 

reunion adecana consejera 9 10 15 003

El pasado día 9 de octubre tuvo lugar una reunión a la que acudieron por parte de ADECANA su presidente, Carlos Irujo, y su secretario, Jesús Irazola, y por parte del Gobierno de Navarra la recientemente nombrada consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, Isabel Elizalde, y el director del Servicio de la Biodiversidad, Enrique Eraso.

Tras la presentación a la Consejera de ADECANA y explicación de sus fines como representante mayoritario de la caza social en Navarra, en la cual están adscritas 130 sociedades de cazadores, y de su inclusión en la UNAC donde, con el resto de asociaciones autonómicas que la componen defienden en común la caza sostenible y los derechos de la caza que ésta sostiene, pasaron a desarrollar los siguientes asuntos de interés:

1.- Petición de que las medidas que se han empezado a aplicar en el coto de Cortes en relación con el tratamiento de los daños de fauna cinegética se implanten en los cotos que tienen el mismo problema

Tras un excelente y largo trabajo desarrollado durante meses por parte de la Junta Directiva de la Asociación de cazadores San Miguel de Cortes, la cual ha sido asesorada por Adecana, con la necesaria colaboración de los agricultores y el Ayuntamiento de la localidad que ha constituido el coto, así como con el visto bueno del Departamento de Medio Ambiente, se ha logrado una novedosa adjudicación del coto de caza de Cortes y de su Plan de Ordenación Cinegética en la que como gran novedad se regula una responsabilidad compartida entre todos los entes implicados en la resolución del tratamiento de los daños ocasionados en la agricultura por la fauna cinegética del coto.

Los representantes de los cazadores explicaron a la Consejera que el antecedente que ha ocasionado todo ello ha sido el cierre y devolución del aprovechamiento del coto al Ayuntamiento, al verse abocados los cazadores ante la imposibilidad económica de poder hacerse cargo de los cuantiosos daños ocasionados en los campos de cultivo por la fauna cinegética.

Este problema se ha visto agravado por la última modificación legal aprobada en el Parlamento de Navarra, que con total la oposición de los cazadores, aprobó la persistencia de la obligación legal de que los cotos tengan que contar con un sistema de guarderío de caza para llevar a cabo las actuaciones excepcionales de control de este tipo de daños, así como las realizadas fuera de la temporada ordinaria de caza, y cuyo costo las sociedades de cazadores no se pueden permitir, consiguiendo con tan erróneo planteamiento que algunas de las sociedades más afectadas por ello hayan tenido que abandonar los cotos por no poder hacerse cargo de ello, agravando todavía más un problema en que los cazadores son precisamente la principal solución.

Desde ADECANA se ha solicitado a la Consejera que tome las oportunas medidas para que el acuerdo alcanzado se vaya implantando en el resto de los cotos que están sufriendo este grave problema.

2.- Mejoras de los planes de ordenacion cinegetica

ADECANA le trasmitió a la Consejera las quejas de muchas sociedades que cuando tienen que renovar los POCs de los cotos, prácticamente se vuelven a presentar los mismos que sean presentado años atrás, siendo prácticamente una copia del anterior. Sin embargo estas tienen que volver a abonar las mismas cantidades que cuando se realizaron por primera vez. Por ello interesaría que para que las renovaciones tuvieran un coste más económico, siendo muy interesante que estos tuvieran un documento base, y que cada año unicamente se tuvieran que actualizar las modificaciones que se realizaran, consiguiendo con ello un coste mucho menor.

Partiendo de la base de que la estructura de los Planes de Ordenación actuales ha mejorado bastante y se ha simplificado de forma notoria en los últimos años, desde ADECANA se le trasmitió que se mejoraran modificando lo siguiente:

  • La época actual de muestreos estandarizados para todos los POC de Navarra, es febrero-marzo, para la perdiz roja, y julio-agosto, para los censos nocturnos de liebre, conejo, zorro, etc. Esto es adecuado para muchos cotos de la Navarra alta y la media, pero en el caso de los acotados de la Ribera, la época de muestreos de verano, coincide con el período de máximo apogeo agrícola, con lo que la visibilidad de animales es prácticamente nula, haciendo inservibles los resultados, proponiendo la época primaveral (febrero-marzo) como el momento más adecuado para realizarlos, cuando los campos están recién sembrados.
  • En el apartado de mejoras, los cazadores le hicimos mención a que en los Planes de Ordenación se recogen una serie de recomendaciones, que se quedan en eso, en recomendaciones, debido a la falta de dinero de las Sociedades para afrontar cualquier proyecto de adecuación del hábitat para las especies. Sin embargo, la Ley de Caza de Navarra, contempla la obligatoriedad del titular de “invertir el 25 por 100 de los ingresos obtenidos en el aprovechamiento del coto en la mejora de las poblaciones animales y sus hábitats” (Art. 20,d). Esto, en la práctica, no se está ejecutando en la mayoría de los acotados. En este sentido y como el POC recoge las tasas de adjudicación, se le solicitó que las mejoras que se recogieran como recomendación en el POC, debieran de ser de obligado cumplimiento para los titulares de los terrenos, a cargo de ese 25% de inversión obligatoria.
  • En cuanto a la frecuencia de confección de los POC, la legislación actual dice que deben de renovarse cada 5 años (Art. 36), cuando la duración de los cotos es, generalmente y salvo excepciones, de 10 años. Esto obliga a titulares y sociedades a hacer un desembolso importante cada quinquenio, cuando, en muchos casos, las variaciones respecto al POC anterior han sido mínimas. Por ello, desde ADECANA se le trasmitió que sería conveniente que esas renovaciones del POC cada 5 años, y siempre que no coincidan con la renovación del coto, se simplificaran en contenido, conteniendo tan sólo las modificaciones esenciales respecto del POC realizado a la constitución / renovación del acotado. Ello simplificaría los trámites de confección y revisión, y abarataría costes de realización. Por tanto se haría un POC extenso y completo cada 10 años, y un POC simplificado a los 5 años, además de los planes anuales de gestión (cupos y calendarios de caza para la temporada en función de los resultados de los muestreos anuales)

Dado que en muchos casos, son los técnicos responsables del POC los que realmente llevan la gestión del coto encargándose de hacer los muestreos de fauna anuales, parece un contrasentido que, además, y según la Ley 4/2014, tenga que asistir a dichos muestreos un guarda de caza titulado, lo que encarece los costes y no aporta ninguna garantía de veracidad adicional. Cierto es que en el año de confección / renovación del POC, desde 2015, se admite que a esos muestreos vaya sólo el técnico y no sea necesario el guarda. Sin embargo, en los censos entre períodos de renovación del POC, el guarda es obligatorio, aunque acuda el técnico responsable, la mayoría de las veces. Por ello, se le solicitó que sería razonable, que en estos años de validez del POC, se diera opción a los cotos de que a los muestreos acudiera bien un guarda titulado, bien un técnico competente.

3.- Cumplimiento y seguimiento de los PDR

Por último, se le solicitó que dado que el mayor problema de las aves tanto cinegéticas como protegidas está relacionado con la degradación del hábitat de la estepa cerealista, se le indico que desde esta asociación van a estar muy atenta en cuanto a la verificación del cumplimiento de las líneas que afectan a la mejora del Medio Natural de los Planes de Desarrollo Rural que (PDR) a aplicar en esta legislatura, ya que ello es primordial para la pervivencia de estas especies.

Los planes cinegéticos deberían contar con herramientas de seguimiento de las actuaciones de dichos PDR proporcionadas por las respectivas administraciones autonómicas de manera que los cazadores sepan si realmente son efectivas o necesitan de algún tipo de ajuste o corrección.

Estas practicas deberían estar testadas por agentes sociales (cazadores, agricultores, ganaderos, etc.) formados para tal fin. De manera que los indicadores medioambientales nos den una idea real de lo que pasa en el campo.

La diversidad de nuestras comunidades autonómicas no facilita el adecuado seguimiento siendo de vital importancia el saber el cómo y para qué sirven todas y cada una de las diferentes medidas que nos afectan como colectivo y entidades de custodia que somos los cazadores.

El conocimiento de todas esas figuras debería estar de alguna manera en los canales de divulgación específicos para que nuestras asociaciones puedan participar en igualdad de condiciones con el resto de entidades, un colectivo de casi 30.000 cazadores en Navarra no puede ni debe dejarse a un lado.

Desde ADECANA agradecen a la Consejera la atención que tuvo con nosotros y la disposición que tuvo con nosotros escuchando y tomando nota de nuestras peticiones.

Deja un comentario