Recomendaciones ante la apertura de la temporada de caza en Castilla y León

images_wonke_actualidad_nacional_20121027_general_castilla_leon_2012

La Federación de Caza de Castilla y León, ante la apertura de la temporada general de caza en esta comunidad autónoma, quiere hacer llegar a todos los cazadores una serie de recomendaciones y consejos para medidas de cara a la práctica cinegética y para facilitar la conservación de las poblaciones:

“En las puertas de una nueva temporada de caza y gracias a las incipientes y tan necesarias lluvias de octubre, se ha propiciado un alivio a toda la fauna de nuestra región. La perdiz empieza a mudar el plumaje, tan importante para imprimir la bravura en su vuelo y mejorar su aliciente en la caza. La cría de la especie no ha terminado de ir como sería deseable por una primavera calurosa y muy seca y un verano con temperaturas muy altas y con ausencia de precipitaciones, que no dejó cuajar una normal temporada de cría. Los bandos en estos momentos se encuentran un poco cortos de seis o siete ejemplares, incluso menos. Estos no debieran ser objeto de caza para evitar poner en peligro el futuro de la especie.
En el caso del conejo la media veda nos brindó la oportunidad de cazarlos (previa solicitud), en terrenos donde la especie era abundante y producía daños agrícolas, capturándose numerosos ejemplares antes de las temidas enfermedades que diezman a la especie; la mixomatosis parece estar comportándose de una forma cada vez menos nociva y la neumonía, muy virulenta en sus nuevas variantes en años anteriores, deja este año mejores expectativas, con las debidas reservas.
La liebre y sus problemas también específicos, como la tularemia, que parece estar dando un respiro a la especie, lo que conduce a que su recuperación vaya por el buen camino, sin duda propiciará en sus varias formas de caza unos excelentes lances.
En cuanto a las acuáticas, becadas y migratorias, será el tiempo en Europa, una vez más, el que marque o no su abundancia, teniendo alguna especie incrementos poblacionales muy importantes como los gansos invernantes que cada vez acuden en mayor cantidad, o las becadas, la especie que más aficionados incrementa su caza en nuestros bosques.
Las especies vegetales de nuestros campos, las encinas, robles y alcornoques vienen cargados de bellotas. El ricio, gracias al agua caída, verdea nuestros agostados campos, y la naturaleza otorga sus frutos de una forma generosa. Paciencia y precaución con los otros usuarios de la naturaleza. Un momento de sosiego y conversación en el encuentro también forma parte de la liturgia de una buena práctica cinegética.
Recordad que la gestión en todos los acotados de nuestra comunidad debe ser un hecho: el conocimiento de los censos, la protección y cuidado de las especies en momentos críticos y la imprescindible interlocución entre cazadores y agricultores, son las mejores herramientas para poder seguir practicando nuestra pasión. La riqueza de nuestro patrimonio cinegético y su cuidado deben estar gestionados por cazadores comprometidos y preparados en su cometido; el campo los necesita igual que los cazadores noveles necesitan el apoyo y las enseñanzas del veterano.

Como siempre, desde nuestra Federación, os recordamos algunas medidas básicas que contribuyen a facilitar la conservación de las poblaciones:
1º Retrasar la apertura, sobre todo si las condiciones climatológicas favorecen al cazador y no a las especies.
2º Reducir los horarios de la jornada de caza.
3º Estricto cumplimiento de los cupos de capturas.
4º Controlar el número de jornadas de caza.
5º Establecer zonas comunes de estacionamiento.

Desde nuestra Federación os deseamos a todos buenos lances en una como siempre deseada temporada”.

Deja un comentario