Los cazadores de ABEC contestan al Grupo Ornitológico Balear

cazador © ABEC - UNAC

La Asociació Balear d’Entidades de Caça (ABEC) contesta al Grupo Ornitológico Balear (GOB) con sede en Palma sobre su proyecto anticaza “Si no quieres tiros en tu casa, declara un refugio de fauna”.

Según la ABEC, el citado proyecto no persigue la conservación de la especies de fauna salvaje, pues el GOB no quiere reconocer a la caza como sinónimo de conservación, aunque toda la legislación en la materia europea, nacional y autonómica así lo recoge, así como la gestión de los espacios naturales que realizan las sociedades de cazadores para la conservación del patrimonio natural cinegético.

El GOB se enarbola como único protector del medio ambiente. Ahora bien, mientras los cazadores tenemos reguladas la compatibilización de nuestra actividad con otras, pagamos por ello y tenemos nuestras responsabilidades, llegando a tener suscritos seguros para cubrir posibles contingencias, los ecologistas se dedican a decir a los demás lo que tienen que hacer, se les financia sustancialmente sin aportar un euro a las arcas públicas y carecen de toda responsabilidad, según Pedro Vanrell, presidente de ABEC, al que no le pasan desapercibidas las intenciones urbanitas de ocupar el rural para su tiempo de ocio, desplazando al que vive en él.

Los cazadores de la ABEC opinan que los sentimientos anticaza y animalistas extremos afloran en el GOB a tenor del su lema “Si no quieres tiros en tu casa, declara un refugio de fauna”, cuando este grupo ecologista siempre se ha caracterizado por medidas conservacionistas coherentes. Recordando a la opinión pública que la caza es una actividad regulada, autorizada y ejercida en libertad al amparo de la Constitución Española y el Estatuto de Autonomía, y siendo todos los sentimientos por la caza respetables siempre que no levanten, fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada, como dice el artículo 510 de la Ley Orgánica del Código Penal.

Por otra parte, la ABEC considera positivos estos refugios de fauna, pues se convierten en reservas de caza que las sociedades no tendrán la obligación gestionar dentro de sus cotos, al margen de las que ya tienen por voluntad propia. Sin embargo, también considera que las verdades a medias pueden repercutir económicamente de forma muy negativa a los propietarios titulares de los refugios de fauna y al propio GOB.

En este sentido, la ABEC advierte a los propietarios de las tierras colindantes y sociedades de cazadores que los siniestros producidos a la agricultura, ganadería o tráfico rodado, entre otros, por la falta de gestión o responsabilidad civil de los animales procedentes de los refugios de fauna recae legalmente en los titulares del refugio de fauna, a tenor del artículo 50 de la Ley de Caza.

Por último, ante la inquietud mostrada por agentes del sector cinegético y propietarios de terrenos a la ABEC por la promoción de refugios, los cazadores no tendrán problemas en proporcionar las asistencias jurídicas especializadas en siniestros provocados por especies de fauna silvestre a la que están acostumbrados, para reclamar todo tipo de daños o dejaciones de gestión ante los juzgados correspondientes. Pudiendo estar tranquilos, pues de obviar su responsabilidad los titulares de dichos refugios, siempre quedará la responsabilidad civil subsidiaria en el GOB como promotor.

 

Deja un comentario