Denuncian a Delta Air Lines por negarse a transportar trofeos de caza

avión delta airlines

Dallas Safari ClubConservation ForceHouston Safari Club, la Asociación CAMPFIRE, la Asociación de Operadores de Caza de Tanzania (TAHOA) y el cazador Corey Knowlton han presentado una demanda, ante un tribunal de Texas (EEUU), contra la compañía aérea Delta Air Lines para que ponga fin a la prohibición de transportar en sus aviones trofeos de león, leopardo, elefante, rinoceronte y búfalo desde África.

 

Los demandantes alegan que el embargo sobre el transporte de una clase específica de carga no peligrosa es ilegal, al violar el deber del Delta Air Lines, como empresa de transporte público, de no discriminar a pasajeros o carga, si ésta es segura y no plantea un problema jurídico, características que presentan los trofeos de caza legales.

360 - Felidae el leon (1)El 3 de agosto de 2015, Delta, junto con American y United Airlines, anunciaron que dejarían de transportar trofeos de caza de los Big Five en plena vorágine mediática surgida tras la cacería del león Cecil, en Zimbabue, por el Dr. Walter Palmer, quien ha sido absuelto de toda culpa por las autoridades de ese país. Delta es la única aerolínea estadounidense con vuelos a África, por lo que es un eslabón importante en la logística de muchos safaris, y sigue en la actualidad prohibiendo este transporte, hecho por el que ha sido denunciada por las organizaciones antes citadas, que representan a cazadores, conservacionistas, operadores cinegéticos y representantes de las comunidades africanas que se benefician de los ingresos procedentes de la caza.elefante

Los demandantes señalan que la caza de estas cinco especies en el sur y el este de África es responsable de proteger el hábitat y a la mayoría de las especies salvajes, al proporcionar la mayor parte de los ingresos necesarios para que los departamentos de vida silvestre de la zona sean operativos, luchen contra el furtivismo y ofrezcan beneficios directos, compensaciones e incentivos a la población local, que es quien sufre los daños causados por ejemplares de los cinco grandes y, de esta forma, tolera convivir con fauna peligrosa.

Según los demandantes, la prohibición de Delta pone en peligro la industria cinegética de África, haciendo que sea más difícil para los cazadores llevarse a casa los trofeos y, además, estigmatiza a empresas y ciudadanos norteamericanos como traficantes de cargas ilícitas. 

La denuncia señala que el comercio y el transporte internacional de trofeos de caza de los cinco grandes no sólo es legal, sino que está regulado por el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), excepto el búfalo, que no necesita permiso CITES. Así mismo, afirma que el embargo de Delta está impidiendo que las especies salvajes se beneficien de las mejoras que los ingresos del turismo cinegético proporcionan, y provocando demoras y mayores gastos a los cazadores. Igualmente, está acusada de haberse negado a transportar a Estados Unidos el trofeo de rinoceronte negro que Corey Knowlton abatió en Namibia, quien contribuyó con el precio de su permiso de caza, 350.000 dólares, a la lucha contra el furtivismo de rinocerontes, y cuya importación fue aprobada por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos. rinoceronte negro

John J. Jackson, III, presidente de Conservation Force, ha señalado que Delta, al ser una empresa de transporte público, “no puede discriminar a la carga, al pueblo africano o a la caza, y mucho menos para favorecer a organizaciones extremistas de derechos animales. Su bloqueo amenaza los programas de conservación del hábitat y contra la caza furtiva en África”, advirtiendo que esta demanda puede ir seguida de sanciones antimonopolio impuestas por los gobiernos africanos afectados.

La demanda puede consultarse en este enlace en su totalidad.

Deja un comentario