Julio Ortega Fraile hace apología de la violencia de género con la caza

batida mujeres galicia

Julio Ortega Fraile (@JOrtegaFr), delegado de la asociación animalista Libera en Pontevedra, no ha tenido el menor escrúpulo en acusar al colectivo cazador de cometer actos de violencia de género por el mero hecho de ser aficionados a la caza, en un artículo publicado en Diariodelsigloxxi.com titulado “Morir a manos de un cazador. Vínculos demostrados y permisos inexplicables”, y que reproducimos textualmente a continuación.

“¿Cuántas mujeres asesinadas por violencia de género lo último que han visto en su vida no ha sido el cañón del rifle de un cazador?
Tienen armas y permiso para utilizarlas, ningún respeto por la vida, causar la muerte forma parte de sus actos cotidianos y creerse en el derecho de hacerlo está arraigado en su conciencia, pensar en la víctima no. Demasiadas papeletas como para que antes o después algún inocente humano no saque una con su nombre, animales lo hacen unos treinta millones cada aňo en Espaňa.
En esta ocasión nos cuentan que estaba desequilibrado, como si fuese una excepción, ¿es que algún cazador no lo está de algún modo para disfrutar matando y considerar eso un deporte?
Entre los que tienen prisa por abatir algo y a los que les ha sido diagnosticada una enfermedad mental, más allá de cuerpos de animales, la caza, su autorización, riega de cadáveres humanos los montes por “accidente” y las calles o las casas por “enajenación transitoria”. En medio que si la culpa es que ya había anochecido y no se distinguía, o que si ella le sacó de sus casillas y tuvo un arrebato. Entre torpes y locos hay que justificar las muertes pero como no caben tantas victimas en ambas explicaciones el resto son errores insuperables o arranques que cualquiera puede tener.
La Administración no aprieta el gatillo pero pone sobre él el dedo del cazador, y aunque en algunos casos sea un individuo nervioso que primero dispara y luego comprueba, o como en este se encuentre bajo tratamiento psiquiátrico si no le niega o retira el permiso de armas. Al final, ¿entre cuántos la mataron?
Se repiten, demasiado, los muertos porque se equivocó o enfadó un cazador, pero no, no se trata de una cuestión accidental o estadística, lo cierto es que el vínculo entre violencia animal y humana está más que demostrado, y seguir otorgando o mantener la licencia de armas a esta gente así como proteger y fomentar la caza, sólo seguirá llevando a más crímenes alimentados en cierta medida por la permisividad legal existente y por una sangrante negligencia en la aplicación de los escasos requisitos exigidos. Después vendrán una declaración institucional de dolor, un par de días de duelo, la bandera a media media asta y a por más. La última, por ahora, en Sanlúcar.
Y no, no acabaríamos así con la violencia de género, pero no se pondría una escopeta en las manos de muchos violentos, que no es poco”.

Adjuntamos el enlace para que los cazadores que lo deseen puedan dejar su opinión sobre lo publicado en este artículo, en la sección de comentarios: www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/375429/morir-a-manos-de-un-cazador

3 Comments

  1. Con la primera frase… ya se me quitan las ganas de seguir leyendo… Soy mujer y cazadora. Y este es tonto y retrasado.

  2. José Lugrís Calvo

    Leyendo los argumentos de esta persona, por calificarlo de forma racional, deduzco que el realmente enfermo, es él, se le nota una fobia desmedida hacia el colectivo de cazadores. Seguro que es poseedor de un vehículo y no criminaliza a los conductores, seguro que utiliza cuchillo para cocinar productos pelados con él y no criminaliza a los usuarios del mismo, tampoco a los fabricantes y usuarios de hachas. Todos estas herramientas y más que no enumero, porque la lista sería interminable. Tampoco nombro a las personas que como él, desde su irracionalidad incitan al odio. Les garantizo que todo lo enumerado, causa muchas más víctimas al año, que las de las armas de algún desequilibrado cazador, que no por ser realizadas con una escopeta de caza, son ejecutadas por un cazador.
    Utilicemos el intelecto y dejémonos de tonterías, cargando de culpabilidad a quienes por número, son sin lugar a dudas los más responsables, sin estar exentos de algún desequilibrado en el seno de su colectivo.

  3. Me alegro que esistan personajes de este tipo ,por que ellos solos se desacreditan

Deja un comentario