WWF denuncia que el furtivismo de rinos se extiende al sur de África

Hembra de rino descornada por furtivos en Natal, Sudáfrica. © Brent Stirton / Getty Images / WWF-UK
Hembra de rino descornada por furtivos en Natal, Sudáfrica. © Brent Stirton / Getty Images / WWF-UK

Sudáfrica acaba de anunciar que por primera vez desde 2007 el furtivismo sobre los rinocerontes se ha reducido, con un total de 1.175 ejemplares abatidos en 2015 frente a los 1.215 del año anterior.

Sin embargo, para WWF esta leve mejoría contrasta con el alarmante incremento del número de rinocerontes muertos en los países vecinos: al menos 130 en Namibia y Zimbabwe, lo que representa casi un incremento del 200% desde 2014. La organización recuerda que estos tres países africanos acogen casi el 95 por ciento del total de la población africana de rinocerontes. 

A rhino horn for sale on the table of a black market animal trade dealer at his home in Hanoi, Vietnam. © Robert Patterson / WWF
Un cuerno de rino a la venta en el mercado negro en Hanoi, Vietnam. © Robert Patterson / WWF

“Después de siete años de aumento, la disminución en la tasa de caza furtiva de rinocerontes en Sudáfrica en 2015 es alentadora y es el resultado del liderazgo del gobierno y de los incansables esfuerzos de muchas personas comprometidas”, dijo Carlos Drews, director del Programa Mundial de Especies de WWF. “Sin embargo, la tasa sigue siendo inaceptablemente alta -1.175 en 2015 – y el aumento de los niveles de furtivismo en Namibia y Zimbabwe es alarmante”.

White Rhino calf, mother and juvenile male in holding pens at Hluhluwe-iMfolozi Park, South Africa. © Brent Stirton / Getty Images / WWF-UK
Rinos blancos (madre y cría) en los corrales del Hluhluwe-iMfolozi Park, Sudáfrica. © Brent Stirton / Getty Images / WWF-UK

Mientras que los furtivos siguen actuando principalmente en Sudáfrica, cifras oficiales de Namibia y Zimbabwe sugieren que las redes delictivas están ampliando su alcance a través de la región y extendiéndose a zonas anteriormente seguras para los rinocerontes. En Namibia fueron abatidos 80 rinocerontes a manos de furtivos en 2015, frente a los 25 en 2014 y sólo cuatro en 2013. En Zimbabwe, 50 animales fueron asesinados, más del doble que el año anterior.

Black rhinoceros kicking up dust at sunset, Etosha National Park, Namibia. © naturepl.com / Tony Heald / WWF
Rinoceronte negro en el Etosha National Park, Namibia. © naturepl.com / Tony Heald / WWF

“Necesitamos de forma urgente coordinar los esfuerzos internacionales de la policía y otras entidades para combatir las organizaciones criminales organizadas de tráfico de cuernos de rinoceronte en todo el sur de África y más allá”, dijo Jo Shaw, director del Programa de Rinocerontes de WWF Sudáfrica. “Los países más importantes de este tráfico ilegal y consumidores, como Mozambique y Vietnam, deben actuar de forma urgente para detener el tráfico ilegal y la venta de productos provenientes de la fauna salvaje”.

La semana pasada, el Comité Permanente de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) determinó que Mozambique y Vietnam deben informar antes del 30 de junio sobre las acciones que van a realizar para detener los crímenes contra los rinocerontes, lo que incluye la mejora de los procesamientos y el uso de técnicas de investigación especializadas para destapar las redes de tráfico ilegal.

Deja un comentario