Open ‘Maestro’ Tragacete, un campeonato digno y ejemplar

4-open-tragacete-caza-menor-con-perro-campeonato

El pasado día 3 de diciembre, en la localidad vallisoletana de Cuenca de Campos, se celebró un gran homenaje al mítico Ismael Tragacete, cazador de competición con seis entorchados nacionales en su haber.
Este I Open Tragacete fue organizado por Mikel Torné, conocido cazador de competición, que puso ilusión, esfuerzo y cariño para que todo se desarrollara a la perfección, como así sucedió, ya que había buena densidad de perdiz y el tiempo acompaño con un día soleado.
2-open-tragacete-caza-menor-con-perro-campeonatoTorné cuando inicio la organización de este evento únicamente quería que la prueba tuviera el máximo nivel de participación, con perdiz exclusivamente salvaje, y ambos requisitos se cumplieran sobradamente, dando las bravísimas perdices muchísimo juego a los, también, bravos cazadores.
El viernes día 2, víspera del Open, llegaron los participantes a la Bodega La Tata, centro neurálgico del evento durante toda la prueba, y allí se procedió a la asignación de jueces, entrega de dorsales y camisetas rememorativas del evento, junto a cartuchos para cazadores y jueces, y posteriormente pasaron a cenar todos juntos.
A las siete de la mañana del sábado, los cazadores ya estaban preparados para desayunar y ultimar detalles, y a las 8:30 en punto, en las eras de los aledaños del municipio, Ismael Tragacete cedió a su joven juez y ‘alumno’, Miguel Rabanillo, el honor de efectuar el disparo de salida, ante la expectación del publico allí congregado, prensa, televisión, junto con los treinta participantes con sus respectivos jueces.
En un abrir y cerrar los ojos se disgregaron los participantes por las 4.800 hectáreas que tiene el acotado y los primeros disparos pronto sonaron, comenzando la pizarra a moverse.
Durante toda la mañana, Mikel iba anotando las capturas, que no cesaban de llegar a su whatsapp, mientras se degustaban las viandas y el vino cedidos por el público y el alcalde de Cuenca, en la zona del control de llegada.5-open-tragacete-caza-menor-con-perro-campeonato
A la una y media hizo entrada en el control el maestro Tragacete, con una perdiz en su colgador, y contándonos la anécdota de haber podido abatir otra, pero que se le olvidó cargar su escopeta, después de atender a la televisión en pleno campo y haber vaciado el arma para evitar cualquier accidente.
A partir de las dos de la tarde fueron llegando los participantes al control, ya que se cerraba a las dos y media, bajo la expectación y los aplausos del ya numeroso público allí concentrado.
6-open-tragacete-caza-menor-con-perro-campeonatoLa pizarra no engañó y la clasificación final reflejó exactamente todos los datos apuntados, dando como ganador al cazador almeriense Antonio Garrido, que con sus cinco perdices, y siendo el único que logró el cupo establecido, se alzaba como campeón de este primer Open Maestro Tragacete.
En segundo lugar se alzó como subcampeón de la prueba el madrileño Fernando del Camp, con tres perdices y tres conejos, y en el tercer puesto el vizcaíno Julen Unzalu, que con cuatro perdices les acompañó en este podio de lujo.
Posteriormente, se celebró la comida de despedida y la entrega de trofeos, regalos y material para cada uno de los treinta participantes con presentes donados por los patrocinadores del evento.
Resaltar el gran ambiente vivido donde primó la amistad, el compañerismo y la ilusión por ver una prueba de máximo nivel, que, al final del evento, mereció una ovación de gala de todos los allí.
Las bravas perdices fueron las protagonistas de una prueba en la que siempre estarán presentes, con unos datos de capturas de 44 perdices (8 machos jóvenes y 13 viejos, 16 hembras jóvenes y 7 viejas), 22 conejos (11 machos y 11 hembras) , un zorro y una codorniz.
Apuntar que una perdiz alicortada fue capturada por el perro del cazador vizcaíno y, como estipulan las reglas del Open, no se puntúan las capturas de animales por el perro, sólo las abatidas por disparo. Destacar también que la puntuación de otra perdiz abatida al unísono por dos participantes fueron repartidos sus puntos a cada cazador, asumiendo con toda deportividad la decisión de los jueces y el jurado de la prueba.
Al final de todo, la impresión general fue que ésta es la competición digna y pura que todos queríamos y que se merecen los cazadores que compiten, y si una sola persona la ha organizado impecablemente, que sirva de ejemplo de que con ilusión y trabajo, si se quiere, se puede.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.