CyL pedirá al Ministerio el cambio de régimen del lobo al sur del Duero

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, mantuvo ayer una reunión con los representantes de las organizaciones agrarias para abordar aspectos relacionados con la problemática del lobo. De común acuerdo, decidieron exponer a la titular del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente que solicite a la Unión Europa el cambio de régimen del lobo al sur del Duero, de manera que pase de estar estrictamente protegida a ser gestionable.

El objetivo de la propuesta es que la especie pueda gestionarse con mayor flexibilidad y eficacia. Para ello, se van a analizar los parámetros que más afectan a la gestión de la especie: en primer lugar, la consideración del estado de la conservación, que permita dar respuesta a los compromisos de la Directiva Hábitat; en segundo lugar, la forma de planificar las actuaciones con el fin de mantener las poblaciones en un estado de conservación favorable y con unos daños a la ganadería mínimos; y, en tercer lugar, se modificaría la forma de realizar los controles o aprovechamientos de la especie.

En este último punto, el consejero se comprometió a indemnizar los daños, es decir, serán abonados por la Junta de Castilla y León por un sistema como el implantado a día de hoy. Asimismo, Suárez-Quiñones recordó el buen funcionamiento del nuevo seguro que se puso en marcha el pasado 1 de junio, con el que el plazo de pago de las indemnizaciones que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente da a los ganaderos por los daños causados por esta especie al sur del Duero ha pasado de cerca de un año a 17 días.

También se fijarían unos cupos de extracción sostenible. La finalidad de este cupo, que se fijará en función del estado de las poblaciones de lobos, será ayudar a prevenir los daños sin esperar a que se den. Estos controles serían llevados bajo el mando de la Administración a través del personal de campo, los técnicos y agentes medioambientales, en su caso con la ayuda de cazadores con la titularidad cinegética de los terrenos donde se haya establecido el cupo y los ganaderos y propietarios afectados por los daños del lobo –siempre que cumplan unos conocimientos mínimos en las técnicas de caza–.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.