China prohibirá en 2017 la comercialización de marfil

China anunció a última hora del pasado viernes 30 de diciembre una decisión que los grupos conservacionistas calificaron de “histórica” para la futura preservación de los elefantes.Para el próximo mes de marzo, las autoridades chinas clausurarán parte de las 34 empresas de procesamiento de marfil de elefante y los 143 establecimientos de venta que operan con autorización en este país y, para el 31 de diciembre de 2017, toda actividad comercial quedará prohibida. Así, el Gobierno chino no permitirá que se ofrezcan bienes con marfil ni en tiendas físicas ni tampoco en las virtuales y sólo espacios no comerciales, como los museos, tendrán permiso para exhibirlos.
China había ido endureciendo progresivamente sus regulaciones sobre las transacciones con marfil en los últimos años y su presidente, Xi Jinping, avanzó en 2015 en una comparecencia conjunta con su homólogo estadounidense, Barack Obama, que ambos países acabarían con el comercio de ese material, para detener así el furtivismo sobre la especie.
El comercio de marfil estaba suspendido en China desde el pasado mes de marzo, cuando las autoridades implementaron una moratoria de tres años, y en 2015 ya se habían suspendido las importaciones generales y como trofeos de caza durante un año.
En 2013, se pidió a China y a otros 18 países de Asia y África que desarrollaran y pusieran en práctica planes de acción nacionales para hacer frente a la crisis del furtivismo sobre los elefantes para conseguir marfil ilegal. Los furtivos matan entre 20.000 y 30.000 elefantes africanos cada año por sus colmillos, principalmente para satisfacer la demanda de productos de marfil en Asia, donde China es una parte clave de este comercio. La epidemia amenaza a los elefantes asiáticos también, pero en menor escala. Para WWF, la prohibición en China supone un “importante impulso” a los esfuerzos internacionales por detener el furtivismo.
“Cerrar el mayor mercado legal de marfil del mundo hará que los traficantes tengan más difícil vender sus existencias ilegales”, dijo Lo Sze Ping, consejero delegado del grupo ecologista WWF en China, en un comunicado.
La decisión de Pekín se produce después del llamamiento efectuado en la última conferencia de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES), celebrada en octubre en Sudáfrica, para que todos los países donde era legal el comercio de marfil cerraran “urgentemente” sus mercados.
Un estudio recientemente publicado por WWF y TRAFFIC afirmaba que una prohibición del comercio de marfil en China era factible y podría ayudar a reducir las amenazas actuales a los elefantes africanos. La implantación de esa prohibición podría servir de ejemplo para otros países y de gran influencia de abordar el comercio ilegal de marfil.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.