Ayudas ante el gran aumento de poblaciones de caza mayor

La Federación de Caza de Castilla y León, ante el aumento desproporcionado de las poblaciones de caza mayor, ha ofrecido su colaboración a las Diputaciones Provinciales de la comunidad para gestionar correctamente estas poblaciones y minimizar sus consecuencias indeseables.

Para la Federación, son numerosas las causas que han llevado a esta situación “y hay varios culpables, pero son los cazadores los que están dando soluciones”. Con la caza, además, se contribuye económicamente al desarrollo de las zonas rurales. “El abandono del campo, la cuestionada gestión de nuestros montes, la falta de desbroces adecuados, las dificultades normativas y su aplicación por la Administración, y el peculiar tratamiento que a cualquier autorización sobre caza se suele dar por cada uno de los Servicios Territoriales de Medio Ambiente, son factores que tienen mucho que ver con las actuales condiciones en las que nos encontramos”.

La proliferación imparable del jabalí y el corzo acarrea, además de daños a la agricultura y ganadería, daños a las personas por los siniestros en las carreteras. “En el último año en algunas provincias se han provocado una media de casi cuatro accidentes diarios por irrupción de especies silvestres en las carreteras”, afirma el ente autonómico, asegurando así mismo que el incremento de conejos en algunas provincias “obliga a la caza continua de la especie” para remitir daños al cereal, más visibles en estas fechas.

Hace unos días y ante la alarma general del mundo rural, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente reunió a los sindicatos agrarios y ganaderos y a la Federación de Caza para estudiar este problema y buscar soluciones conjuntamente a las graves consecuencias que provoca el incremento de caza mayor y que afecta a la sociedad, en general, y al medio rural, muy especialmente.

Conscientes desde hace mucho tiempo de esta situación, la Federación de Caza de Castilla y León ha ofrecido a todos los ayuntamientos de cada provincia la colaboración con la entidad que titularice la caza, “bien sea el propio ayuntamiento, la JAL o el club de cazadores del término”. La oferta consiste en apoyo técnico para manejar de manera sostenible el coto y asesorar al grupo de cazadores de las posibilidades concretas que se hacen más factibles dentro de las estructuras federativas. “Pondremos a su disposición expertos en las ramas medioambientales, biológicas y veterinarias. También expertos en derecho y en el aspecto legal deportivo”, asegura.

A la vez y dada la situación de algunos pueblos y pedanías, donde los cazadores del lugar no sean suficientes para el control regulado de las especies y sus daños, la Federación de Caza ofrecerá grupos de cazadores reclutados y controlados por esta entidad para organizar la regulación poblacional de especies (jabalí, corzo, conejo, etc.) que sea necesaria, atendiendo siempre a las condiciones de cada territorio y a las directrices de sostenibilidad para las especies.

La propuesta ya se ha iniciado aprovechando dos reuniones técnicas de las diputaciones de Valladolid en el mes de diciembre anterior y esta semana en Burgos ante unos 250 representantes de los ayuntamientos y pedanías burgaleses, a los que se expuso también en ponencia y por escrito el esquema de esta colaboración, que será desarrollada y convenida con las Diputaciones Provinciales y que ofrece la Federación de Caza para el control y defensa de la fauna, la caza, la naturaleza y el mundo rural.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.