El Pleno se achanta ante más de un millar de cazadores y gallistas

Más de un millar de cazadores y gallistas tinerfeños y de otras islas vitorearon y silbaron ayer durante el pleno del Ayuntamiento de Güímar (Tenerife). De lo primero hubo mucho para el portavoz socialista, Airam Pérez, y algo para la alcaldesa, Carmen Luisa Castro, que recibió más de lo segundo, publica eldia.es.

Al final, la corporación aprobó por unanimidad una moción institucional declarando al municipio “contrario a toda forma de maltrato animal”, dejó sobre la mesa una iniciativa del coordinador de la Red Canaria Solidaridad contra la Crueldad Animal y respaldó la presentada por los cazadores y gallistas locales.

Con la calle de acceso a la plaza del Ayuntamiento cerrada al tráfico y limitado el aforo de la Casa Consistorial a 60 personas, el pleno alteró su orden del día abordando inicialmente los temas relativos al tratamiento de los animales. La Alcaldía desoyó la propuesta de su socio y portavoz de CC, Gustavo Pérez, de dejar sobre la mesa cuatro de las cinco mociones relativas al tema y las críticas de todos los grupos políticos salvo el suyo, el PP, sobre la inoportunidad y lo innecesario de trasladar este tema al Pleno.

Airam Pérez (PSOE) empleó expresiones como “espectáculo bochornoso” y “circo” para definir el resultado de la polémica suscitada por la actitud de la alcaldesa, a la que acusó de inmiscuirse en cuestiones del Parlamento canario al defender la modificación de la Ley de Caza vigente y “atentar contra los derechos legales de los cazadores y gallistas”. “La caza es imprescindible para el ecosistema y prohibirla provoca un descuadre ecológico”, apostilló su compañero Pedro Damián Hernández.

El desencanto en el grupo popular fue notorio. A la división de voto que se produjo en la aprobación de la moción de los cazadores y gallistas -por la que Güímar mejorará la ordenanza, el control y gestión de la tenencia y el uso de animales en el municipio-, se unen los reparos de Francisco del Rosario y de Juan Delgado a la propuesta de los animalistas (finalmente no abordada pero respaldada por la alcaldesa, dijo) y la crítica velada de éste al expresar su “tristeza” por que el tema y el pleno “se hayan utilizado para hacer un mitin político”.

Jacobo Curbelo, presidente de los gallistas güimareros, defendió la moción que fue aprobada, como también lo fue emprender acciones legales contra la presidenta de Adepac, Yahaira Tovar, por calificar a Güímar como “pueblucho” y “pueblo de maltratadores”. La medida no la secundó Sí se Puede, que se abstuvo.

Publicado en eldia.es.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.