ADECANA propone regular el uso de los perros de traílla en Navarra

ADECANA ha propuesto al Gobierno de Navarra que se incluya en la modificación del Reglamento de la Ley de Caza, tal como se está implantando en otras comunidades, una regulación sobre  el uso y formación de los perros de traílla, que tan necesarios son para el seguimiento de rastros de una especie tan abundante en Navarra como es el jabalí.

A este respecto ADECANA, tras recabar datos y opiniones de los mayores expertos de esta modalidad que llevan muchos años practicándola en Navarra, ha presentado a la Administración un borrador de ideas para la regulación de la misma.
En esta modalidad lo que se busca es seguir un rastro de jabalí (no de otras especies de caza) con la ayuda de un perro atraillado, llegando, si se desea, hasta el lugar donde previamente el animal se había encamado.
Hemos de partir de la base que si bien la modalidad de la caza del jabalí a traílla inicialmente se desarrolló en Francia y la Cornisa Cantábrica, desde hace muchos años la practican monteros vascos, navarros, aragoneses, riojanos y catalanes, estando legalmente regulada en Asturias y Galicia.

Traílla en época de caza
Los perros de traílla son utilizados para que, con carácter previo a la iniciación de las batidas de jabalí, los monteros busquen cuantos indicios puedan de los rastros que por la zona a batir hayan dejado los jabalíes y, tras seguir los mismos con los perros atraillados, se pueda saber con bastante exactitud el lugar donde se han encamado éstos, facilitando enormemente el éxito de las cacerías.
Antes de la caza se lleva a cabo el llamado “aplace”, en el que, una vez constatado con ayuda del perro por donde transcurre el rastro de los suidos salvajes, cuando éste se adentra en una zona de maleza donde puedan haberse encamado los jabalíes, se señala la entrada a la misma y, tras bordear la mancha boscosa para comprobar si no han salido por el otro lado, se puede concretar donde están echados los jabalíes.
Posteriormente el jefe de cuadrilla, tras estudiar el o los distintos “aplaces” que se hayan hecho esa mañana, decide que zona es la más idónea para cazar ese día, ya que con este método se puede saber aproximadamente cuantos animales hay en la mancha, si son hembras con crías, animales de mediana edad o machos adultos con sus escuderos, colocando los puestos en las salidas que más habitualmente salen de la espesura los jabalíes primando la seguridad de los participantes, tras lo cual se soltarán los perros cuya función es sacar los jabalíes de sus encames y dirigirlos a las posturas.

Traílla en época de veda
Para tener y formar buenos perros de traílla es fundamental el entrenamiento y la formación de los mismos, para lo cual en varias comunidades autónomas, como por ejemplo Galicia y Asturias, está regulado en la normativa que puedan utilizarse durante gran parte del año, salvo periodos críticos de reproducción de los animales, siendo de interés resaltar que, en épocas de veda, este tipo de actividad no debe ser considerada como acción de caza, sino de formación de perros jóvenes o de prevención de daños.
Por ejemplo, en la orden de Vedas de Galicia consta en uno de sus apartados lo siguiente:
“Se autoriza el entrenamiento en la modalidad de perros atraillados en terrenos de régimen cinegético especial, en todo el Tecor durante todo el año, excepto en las épocas sensibles de cría, determinándose esta época conforme el expuesto en el párrafo anterior, y con las siguientes condiciones: tener el perro atraillado y controlado en todo momento, no molestar en ningún caso las especies cinegéticas, no acercarse al encame de la pieza, un perro por cazador y con la autorización de la sociedad titular del Tecor”.
Además de su uso estrictamente cinegético y formativo, esta ancestral modalidad de caza es muy interesante para el tratamiento de los daños que los jabalíes puedan causar en los cultivos y en la ganadería, sobre todo en zonas muy cerca de los pueblos donde se encaman en las riberas de los ríos o en cualquier espesura, así como para mantenerlos alejados de las zonas de carreteras donde exista una gran conflictividad de accidentes de tráfico con fauna de caza mayor.

La traílla es una modalidad que sirve tanto para formar y entrenar perros como para prevenir daños a la agricultura 
Esta es una modalidad que va a ayudar a preservar los derechos de los perros regulados en la Ley de Protección Animal, ya que es de ley que, como el resto de los perros, las razas de caza mayor puedan pasear con sus dueños fuera de las épocas habilitadas para llevar a cabo batidas, ya que, en un caso contrario, están forzados a permanecer en las perreras durante muchos meses del año.
Los cazadores de caza mayor entienden que actualmente existe una diferencia de trato hacia ellos, ya que los propietarios de perros de caza menor, como los de becada y perdiz, están habilitados en ciertas épocas del año, a perrear con sus perros en época de veda. Por ejemplo, a los becaderos se les deja pasear con sus perros en los meses de febrero, marzo y abril, o a los perdiceros varios fines de semana antes de la apertura de la caza para entrenar a los perros y que las perdices estén más bravas.

Propuestas de ADECANA para regular esta modalidad 
Entre las ideas y comentarios que ADECANA ha trasladado al Gobierno de Navarra para que elabore una correcta regulación de los perros de traílla esta asociación destaca lo siguiente:
-Que además de regularse esta modalidad mediante su inclusión en la orden de vedas y en el reglamento de caza, ésta deba constar autorizada en los planes de ordenación cinegética de cada acotado, teniendo la sociedad de cazadores adjudicataria del aprovechamiento cinegético de cada acotado la potestad de autorizarlo o no dentro del terreno que tenga asignado o en las partes del mismo que considere adecuadas.
-Que en las autorizaciones que se concedan consten expresamente las zonas habilitadas para ello, así como las normas de uso para los socios que les  habilite para hacerlo.
-Que lo mismo que existen en los POC zonas de adiestramiento de perros de caza que están destinadas a perros de caza menor, se habiliten otras para el adiestramiento de perros de caza mayor, ya que ésta es la modalidad de caza que mayoritariamente se caza en Navarra.
-Posibilidad de que en cada coto de caza pueda haber una serie de conductores habilitados para ejercitar esta modalidad de caza, teniendo que tener el permiso de la sociedad para ejercerla.
-Valoración de la obligatoriedad de que los perros que se utilicen para ello siempre estén atraillados y provistos de un GPS para su control.
-Que se considere esta modalidad, como por ejemplo en Asturias o Galicia, donde además de utilizarse en temporada de caza también se permita a final de primavera y verano después de la cría, cuando se utiliza como herramienta de prevención de daños en siembra, campos, alrededores de carretera, dando muy buenos resultados de prevención y a su vez de entrenamiento de perros adultos y de adiestramiento de los jóvenes consiguiendo mejores perros, más especializados, más educados, mejores resultados durante la temporada, ayudando a paliar daños que sufren los ganaderos y agricultores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.