La historia viral de jabalíes matando a terroristas probablemente no ocurrió

La célula del ISIS estaba preparada para cometer un atentado en Irak. Eran ocho personas que, sin embargo, no pudieron llevar a cabo sus planes porque se encontraron con un inesperado enemigo: una manada de jabalíes que les atacó y acabó con la vida de tres de ellos, quedando los cinco restantes heridos. Durante varios días esta historia ha aparecido en numerosos medios de comunicación, entre ellos The Telegraph o The Times, convirtiéndose en viral.

El relato no podía ser mejor: un grupo de terroristas musulmanes había sucumbido ante el ataque de un animal cuya carne precisamente tienen prohibida, lo que alimentó muchas reacciones jocosas en las redes. Pero un pequeño análisis del caso muestra que probablemente se trate de un bulo, según se apunta en Yahoo Noticias.

En primer lugar, no hay ninguna forma de comprobar la veracidad de la historia porque no hay testigos directos. Las dos fuentes que lo corroboran –el jeque Anwar al Assi de la tribu iraquí Al Ubaid y Azad Jelal, jefe del servicio de inteligencia kurdo en Kirkuk– no estaban presentes cuando ocurrió y sus explicaciones se basan en el testimonio de refugiados que se encontraron con los cuerpos de los tres terroristas muertos.

En segundo lugar tampoco existen pruebas concluyentes de que los hechos se produjeran de esa manera, de hecho las distintas versiones no se ponen de acuerdo en la forma en la que murieron los terroristas; están los que defienden la tesis de que los jabalíes les mordieron y están los que dicen que fue por las embestidas.

Pero si aún así decidimos dejar de lado la ausencia de fuentes directas y de falta de pruebas y creemos la historia de Anwar al Assi y de Azad Jelal también encontramos demasiados aspectos inverosímiles.

El principal es que no resulta muy creíble que ocho personas que estaban armadas e iban a cometer un atentado no sean capaces de defenderse de un grupo de jabalíes a los que habrían abatido fácilmente con sus armas.

Otro aspecto sospechoso es el escaso número de precedentes de casos similares. En 2015 murieron en Malasia dos personas por el ataque de este animal, pero aquí acaban los ejemplos. No existe constancia en el mundo entero de que tres personas hayan muerto a manos de jabalíes.

Tampoco es común que estos cerdos salvajes ataquen a personas ni es nada sencillo tener una herida fatal por un mordisco o embestida, por lo que los argumentos a favor de la historia quedan muy debilitados.

La gran pregunta que queda es saber entonces cómo murieron los terroristas. Es imposible que el Estado Islámico diga que cayeron ante el ataque de los animales, así que la incógnita va a seguir al menos de momento, mientras que los jabalíes siguen disfrutando de su momento de (inmerecida) gloria.

Fuente: Yahoo Noticias / Javier Taeño (@javiertaeno)

Deja un comentario