CyL asegura que priorizar al lobo amenaza la vida de los pueblos

La respuesta de la Consejería de Fomento y Medio sobre la proposición no del ley aprobada el pasado jueves por el Congreso de los Diputados para solicitar al Gobierno la ampliación de la protección del lobo también al Norte del Duero, donde actualmente es especie cinegética no se ha hecho esperar, publica diariodeleon.es.

Su máximo responsable, el consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones no ha dudado en asegurar que “lo que está en juego, con este asunto, es la vida en nuestros imprescindibles pueblos”.

En declaraciones a este periódico, el consejero de Fomento y Medio Ambiente mostró su sorpresa por una iniciativa que, a su juicio, “pone de manifiesto un gran desconocimiento de la realidad del estado de conservación favorable del lobo en Castilla y León, algo que la comunidad científica reconoce”. También asegura que “la iniciativa desconoce también, desde luego, la realidad socioeconómica de Castilla y León, aumentando la sorpresa por el apoyo dado a la iniciativa por alguna formación política que dice defender a la ganadería y el mundo rural”. Cabe destacar que la propuesta aprobada en el Congreso para declarar al lobo de ‘especial interés’ en todo el territorio nacional, partió del grupo Unidos Podemos, pero contó con el apoyo del PSOE, ERC y Compromís. Ciudadanos se abstuvo y tan sólo votó en contra el PP.

Por este motivo, Suárez Quiñones considera que “los promotores y defensores tendrán que explicar, aquí en Castilla y León, en el medio rural, los motivos de ese apoyo y explicar qué defienden en este territorio respecto a la configuración jurídica de esta especie”.

Conservación favorable

El consejero afirma que desde la Junta de Castilla y León “seguiremos trabajando para que el lobo siga teniendo un estado de conservación favorable en nuestra Comunidad, que lo tiene, pero también lo haremos, denodadamente, contando con el sector profesional agrario, para que sea compatible con una esencia de nuestro medio rural y de nuestra economía como es la ganadería, pues en definitiva lo que está en juego es la vida en nuestros pueblos”, concluyó.

En Castilla y León el lobo es especie cinegética al Norte del Duero, mientras que al Sur la especie está protegida.

Por este motivo, la Junta establece todos los años un cupo de caza para los terrenos ubicados al Norte del río, que en la temporada pasada ascendió a 143 ejemplares, siendo León, con 53, la provincia donde más lobos podían cazarse (Mampodre y Riaño 17, Ancares 6, Astorga y La Bañeza 6, Cotos de Montaña de Riaño 5, La Cabrera 4, Montaña de Luna 4, Tierra de León 4, y Páramo, Esla Campos y Sahagún 3).

El pasado 26 de febrero concluyó el periodo hábil para la caza deportiva del lobo en el norte del río Duero. En León se han abatido desde que comenzó la temporada el pasado 1 de septiembre un total de doce lobos, todos ellos en la reservas de caza de Mampodre y Riaño, un número muy inferior al cupo autorizado por la Junta de Castilla y León que establece un total de 53 para toda la provincia.

De todos modos, la caza de este animal ha descendido más de un 60 por ciento en León, respecto a la anterior temporada 2015/2016, en la que se abatieron un total de 29 lobos.

Fuente: diariodeleon.es.

Deja un comentario