Descartada la propuesta alemana de restringir la importación de trofeos en la UE

La FACE (Federación Europea de Asociaciones de Caza y Conservación) ha mostrado su satisfacción tras ser rechazada, por la mayoría de los Estados miembros de la Unión Europea, la propuesta alemana de establecer restricciones a la importación de trofeos de caza procedentes de especies incluidas en el Anexo B de CITES (no amenazadas).

La propuesta fue debatida a puerta cerrada los pasados 20 y 21 de junio, en Bruselas, por representantes CITES de los Estados miembros de la UE, rechazando su apoyo por la evidente falta de evidencias científicas.

FACE afirma en su nota que es evidente que la propuesta sólo fue ideada para complacer a los animalistas, que presentaron ante el Ministerio alemán de Medio Ambiente esta solicitud el pasado mes de mayo, añadiendo que, incluso en contra de una recomendación de CITES adoptada en 2016, no se consultó a los países afectados, principalmente a los africanos.
Ludwig Willnegger, secretario general de FACE, insistió en que tanto los cazadores europeos como los extranjeros deben seguir luchando contra las restricciones injustificadas a la importación de trofeos de caza, ya que este tema se tratará de nuevo en el otoño de 2017. “Esta propuesta constituye la forma más pura del neocolonialismo y el paternalismo”, afirmó.  

Intervención del Safari Club Internacional

También el Safari Club Internacional (SCI) trabajó junto a FACE para convencer a la Unión Europea de no adoptar requisitos innecesarios y potencialmente perjudiciales para los cazadores de la UE.

Al enterarse de la intención del Ministerio alemán de proponer permisos de importación obligatorias en las reuniones en Bruselas del Grupo de Revisión Científica de la UE y el Grupo de Expertos del competente de la UE Autoridades Administrativas CITES,

SCI trabajó con el liderazgo CARA para presionar a los políticos europeos para derrotar la propuesta. Tanto SCI y FACE prepararon documentación para que fuera distribuida entre sus miembros y los cazadores europeos. Los delegados europeos del SCI informaron a todos sus capítulos para que se pusieran en contacto con los políticos y representantes de CITES para convencerlos de rechazar la propuesta alemana.

Así, por ejemplo, el Capítulo Italiano de SCI informó a los miembros del Parlamento de la UE de Italia de la propuesta; el Capítulo Central Austria compartió la oposición del SCI con los responsables claves de la política austriaca; el Central Hungarian Chapter informó al gobierno húngaro acerca de la propuesta; el Lusitania Chapter se reunió con diputados de todos los partidos portugueses con representación en la UE; y el Capítulo de Noruega (aunque este país no forma parte de la UE) se puso en contacto con la Norwegian National Management Authority and Scientific Authority, y la Norwegian Hunting and Fishing association.

Cuando Alemania presentó la propuesta en Bruselas sólo cuatro países la apoyaron, mientras que el el resto de países se mostraron críticos a la propuesta o bien se abstuvieron. Pero el SCI advierte que el tema no está zanjado, pues se volverá a examinar en septiembre.

Mientras, el SCI seguirá luchando contra los intentos de Alemania de aumentar las cargas impuestas a los cazadores europeos que deseen importar sus trofeos en países de la Unión Europea.

Para FACE es importante que los gobiernos reconozcan lo siguientes puntos:

  • Las prohibiciones absolutas o las restricciones a la caza de trofeos pueden poner en riesgo importantes beneficios, tanto para la conservación y como para los medios de vida locales.
  • Un sistema de caza de trofeos bien regulado ofrece beneficios para la conservación de la vida silvestre y para los medios de vida y el bienestar de las comunidades indígenas que conviven con la fauna silvestre.
  • Una caza de trofeos bien gestionada genera incentivos e ingresos para gobierno, propietarios privados y comunidades locales mantengan y cuiden la fauna como un aprovechamiento más, implicándose en su conservación.
  • La caza de trofeos da a las grandes áreas de terreno un “valor de conservación” y ayuda a frenar la pérdida de biodiversidad.
  • En muchas áreas, el turismo por sí solo no garantiza los suficientes ingresos para las comunidades locales. Así, la caza de trofeos se combina con el turismo aumentando notablemente los recursos invertidos en la conservación de la naturaleza y las intervenciones contra el furtivismo; y, además, la caza de trofeos se lleva a cabo, con frecuencia, en áreas que no son adecuadas para el turismo.

En abril de 2016, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) preparó un documento para el Parlamento Europeo titulado Informando de las decisiones sobre los trofeo la caza de trofeos, y FACE ha publicado recientemente una nota informativa sobre la caza de trofeos en África.

Deja un comentario