Primer Festival Cultural del Venado en Yucatán

Fuente: yucatan.com.mx

Obligados a preservar un icono cultural, partes medulares del discurso de Pedro Cabrera Quijano, presidente de Fundación Produce, en el Primer Festival Cultural del Venado en Yucatán.

 

Como presidente de la Fundación Produce Yucatán fue un verdadero honor participar el pasado jueves 20 en una ceremonia de homenaje, que reviste un significado muy especial porque está dedicado a honrar a quienes han contribuido a preservar un símbolo de Yucatán: el venado cola blanca, un ícono y orgullo de nuestra prodigiosa cultura maya.Cuenta la leyenda que “Hace mucho, pero mucho tiempo, el señor Itzamná decidió crear una tierra que fuera tan hermosa que todo aquél que la conociera quisiera vivir allí, enamorado de su belleza.

“Entonces creó El Mayab, la tierra de los elegidos, y sembró en ella las más bellas flores que adornaran los caminos, creó enormes cenotes cuyas aguas cristalinas reflejaran la luz del sol y también profundas cavernas llenas de misterio.

“Después, Itzamná le entregó la nueva tierra a los mayas y escogió tres animales para que vivieran por siempre en El Mayab y quien pensara en ellos lo recordara de inmediato.

“Los elegidos por Itzamná fueron el faisán, el venado y la serpiente de cascabel. Los mayas vivieron felices y se encargaron de construir palacios y ciudades de piedra. Mientras, los animales que escogió Itzamná no se cansaban de recorrer el Mayab.

“El faisán volaba hasta los árboles más altos y su grito era tan poderoso que podían escucharle todos los habitantes de esa tierra. El venado corría ligero como el viento y la serpiente movía sus cascabeles para producir música a su paso…”.

Éste es un fragmento de la hermosa leyenda que destaca el valor que tuvo el venado para nuestra milenaria civilización y que persiste hasta hoy en nuestros días. En días pasados, la ceremonia fue el marco adecuado para expresar un puntual agradecimiento a las autoridades por el apoyo que brindaron para la realización del Primer Festival Cultural del Venado en Yucatán, evento que seguro marcará un parteaguas en la conservación y desarrollo de esta especie en la entidad.Gracias a la Asociación de Ganaderos Diversificados Productores de Flora y Fauna Silvestre de Yucatán, A.C. (Agadiffy), por esta iniciativa que comienza a rendir frutos y que seguramente traerá mejores resultados.

Reconozco en particular la voluntad y decisión del gobernador, Rolando Zapata Bello, por darle un nuevo impulso al campo yucateco, con la mira puesta en el bienestar de los productores y sus familias. Gracias al gobernador por tender la mano a los hombres del campo y por definir al campo como uno de los cinco ejes prioritarios de su gobierno.

Estamos seguros de que el venado cola blanca también recibirá la atención de su gobierno y que contribuirá a recuperar el estatus que tuvo esta especie desde la época prehispánica.Reconozco el trabajo que lleva al cabo el señor secretario de Desarrollo Rural, Felipe Cervera Hernández, un hombre forjado en el campo, que conoce de cerca las necesidades de los productores y está siempre dispuesto a atender sus demandas e inquietudes.Gracias, amigo Felipe, por mantener esa cercanía con nuestros productores y por procurar que los apoyos lleguen a quienes realmente los necesitan. Soy testigo del excelente trabajo que se lleva al cabo a diario en la dependencia que tan dignamente diriges.Nuestro agradecimiento se extiende a los expertos, académicos e investigadores que participan en las conferencias, cursos y talleres del Festival, y en los trabajos del XIV Simposio de Venados de México, organizado por la UNAM, con ponentes de primera línea de instituciones de Sonora, Baja California, Chiapas, Veracruz, Distrito Federal, Campeche, Quintana Roo y de Texas, Estados Unidos.

Estamos seguros de que estos eventos representan el punto de partida para llevar al venado cola blanca al nivel que debe tener, al pasar de una especie amenazada por la caza furtiva, indiscriminada, sin ningún tipo de regulación, a una especie protegida, repoblada y aprovechada de una manera más sustentable y rentable.

Es una opción productiva que puede generar una derrama económica importante para Yucatán.

El jueves pasado estuvimos en la entrega de reconocimientos a tres personalidades, tres pioneros en la conservación y desarrollo del venado cola blanca en el país.El Comité Organizador del Primer Festival Cultural del Venado en Yucatán tuvo a bien otorgar esta distinción a los homenajeados, que menciono a continuación:

Al señor ex gobernador Víctor Manuel Cervera Pacheco (+), quien durante su gestión promovió ante el Instituto Nacional de Investigaciones sobre Recursos Bióticos (Inireb) la “Veda permanente en la caza del venado”, logrando prohibir con ello la caza de la especie en el calendario cinegético del país. Fue el primer precedente en favor del venado cola blanca en México.

Otro mérito suyo fue haber promovido y promulgado en 1999 la “Ley de Protección de la Fauna del Estado de Yucatán”, una norma que sentó las bases para el cuidado y desarrollo de las diferentes especies de animales, entre ellos, desde luego, el venado.

Esta ley local se anticipó a la creación de la “Ley General de Vida Silvestre”, de orden nacional, que entró en vigor en el año 2000, de manera que el ex gobernador yucateco sentó otro precedente en esta materia en el país.Me siento muy honrado de haber participado en un reconocimiento más para don Víctor, hombre decidido, que con firmeza supo gobernar este Estado poniéndolo en la mira de los ojos nacionales.Recuerdo bien cuando de chico mi papá me llevaba con él a eventos que inauguraba don Víctor en el interior del Estado, especialmente en Valladolid, y desde ese momento me sentía maravillado por cómo la gente del campo lo quería y admiraba; hoy, años más tarde que me ha tocado estar trabajando de cerca con hombres y mujeres del campo, veo que ese cariño y admiración ha permanecido por años y ha pasado de generación en generación, porque lo que hizo don Víctor fue dejar un legado y me llena de emoción ver cómo hoy todo lo que con tanto trabajo, con empeño y pasión hizo, sigue dando frutos y hace que nos comprometamos más; don Víctor fue un gran líder y hoy lo sigue siendo. Los que aquí seguimos continuaremos admirando y siguiendo los pasos firmes en el trabajo arduo por el campo yucateco.

Muchas gracias a doña Amira Hernández Guerra, quien aceptó la invitación del comité organizador para recibir el reconocimiento. Siempre dicen que junto a un gran hombre siempre hay una gran mujer, y creo que este dicho, en este caso, es acertado. No sólo es una mujer inteligente, sino también muy preparada, ya que cuenta con una destacada trayectoria en el ámbito judicial, pilar de una bonita familia. Muchas gracias, señora abogada, fue un honor que haya aceptado recibir la distinción a nombre de su difunto esposo. Honor a quien honor merece.Muchas gracias también a sus hijos y familiares que la acompañaron en la ceremonia, gracias a todos ellos por fueron partícipes del reconocimiento.

Los otros dos homenajeados son los profesores María de los Ángeles Roa Riol y Eduardo Téllez y Reyes Retana, ambos académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Estos dos académicos de prestigio fueron los primeros en promover la creación del Simposio de Venados de México y se destacan por ser pioneros en la generación de conocimientos para el desarrollo del venado cola blanca en el país. Ambos profesionales son reconocidos por su trabajo científico en favor del venado cola blanca y por ser incansables promotores de su aprovechamiento sustentable, como una manera de proteger a esta especie.Muchas gracias a los profesores María de los Ángeles Roa y Eduardo Téllez.

Consideramos que es digno reconocer cualquier esfuerzo encaminado a preservar el venado cola blanca, especie que estamos obligados a cuidar y mantener para el disfrute de las siguientes generaciones.

Es nuestra responsabilidad proteger y promover el aprovechamiento sustentable de esta especie. El venado es un icono cultural de nuestro pueblo y su valor emblemático está plasmado en el escudo de nuestro querido Yucatán desde el 30 de noviembre de 1989, fecha en que fue promulgado en el Diario Oficial del Estado.

Así que estamos obligados, por partida triple, a preservar este especie: por razones culturales, por cuestiones ecológicas y por motivos económicos, ya que el venado puede generar importantes fuentes de ingresos en nuestras comunidades.

La producción en Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre, las llamadas UMAS; la cacería deportiva en espacios regulados y el ecoturismo, en zonas donde los turistas puedan caminar y observador los venados, son tres opciones para el aprovechamiento sustentable y rentable de esta especie.

Tenemos que entender que el venado vale más vivo que muerto, de allí que la educación y la capacitación sean aspectos clave para dar el giro que requiere el manejo de esta especie.

¡Enhorabuena por este punto de partida en favor de su conservación!

¡Los invito a sumarse a las acciones que habremos de emprender para llevar al venado cola blanca al sitio que se merece, lo que nos permitirá, de esa manera, honrar a nuestros abuelos mayas y continuar los pasos del Halach Uinik, como era conocido en el medio rural don Víctor Cervera Pacheco!

Mérida, Yucatán.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.