Abatidos 22 muflones en la Valdorba dentro del plan de erradicación de esta especie

Tras las actuaciones autorizadas y el control selectivo, se aplicó esta medida excepcional ante la peligrosa proliferación de esta especie alóctona ilegalmente introducida en Navarra.

Una acción coordinada de la Policía Foral –del Equipo de Control de animales de la Brigada de Protección Medioambiental-, Guarderío Forestal, técnicos de la Dirección General de Medio Ambiente y los Veterinarios del Gobierno de Navarra, abatió ayer 22 muflones en el Valle de la Valdorba, en una iniciativa enmarcada dentro del plan de erradicación de especies exóticas invasoras y alóctonas ilegales. Previamente, la acción fue puesta en conocimiento de las Entidades Locales -Ayuntamientos de San Martín de Unx y Leoz y Concejos afectados-, así como del coto de la zona.

Los ejemplares abatidos están siendo recogidos por el Guarderío Forestal de la demarcación y serán trasladados a muladares autorizados, tomándose muestras por parte de los veterinarios.

La presencia de muflones en Navarra fue detectada en 2016 y, tras diferentes actuaciones autorizadas y del control selectivo, se ha decidido aplicar esta medida excepcional ante la peligrosa proliferación de esta especie alóctona ilegalmente introducida en Navarra.

En la época otoñal, los ejemplares se agrupan en rebaños y ése es por tanto el momento óptimo para su localización y posterior sacrificio. A partir del pasado mes de septiembre, el personal técnico y el guarderío forestal han confirmado este hecho a través del seguimiento continuo, utilizado, entre otros medios, los drones. En noviembre pasado y ante el riesgo evidente de expansión de la especie, técnicos de la Dirección General de Medio Ambiente y la policía Foral acordaron la estrategia a seguir buscando la máxima eficacia posible, tomando en consideración las dificultades del terreno, la extensión y el comportamiento de la especie.

Población en aumento

El muflón tiene la consideración de especie alóctona (impropia de este territorio) e introducida ilegalmente, dado que en el Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local no consta ninguna autorización para su suelta en el medio natural.

Se trata de una especie silvestre de carnero oriundo de Córcega, Cerdeña y Sicilia, introducida en Navarra de manera ilegal. No es una especie cinegética y, por lo tanto, su caza no está regulada. El principal riesgo de la introducción de esta especie, antepasado de la oveja doméstica, es el potencial contagio de enfermedades a otras especies de ganado (ovejas y cabras principalmente), como la brucelosis, la lengua azul y la galaxia contagiosa. Es por ello, y dado que se desconoce el origen sanitario de los ejemplares, que los informes veterinarios recomiendan el sacrificio “in situ” de todos los muflones detectados.

Según el artículo 4.1.b) de la Ley 2/93 de Protección 2/1993, de 5 marzo, de Protección y Gestión de la Fauna silvestre y sus Hábitats: “La actuación de las Administraciones Públicas en favor de la preservación de la fauna silvestre se basará principalmente en los siguientes criterios: Evitar la introducción y proliferación de especies, subespecies o razas geográficas distintas a las autóctonas, en la medida que puedan competir con éstas, alterar su pureza genética o producir desequilibrios ecológicos, así como la introducción o suelta de especies autóctonas en hábitats que no les correspondan”.

Así mismo, La Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, establece que las especies alóctonas introducidas ilegalmente en un territorio no pueden ser objeto cinegético y que la gestión de estas especies obligatoriamente pasa por la erradicación.

Como consecuencia, en 2016, y una vez informadas todas las Entidades Locales y sociedades de cazadores en donde se había detectado la presencia de la especie, se autorizó a Policía Foral y Guarderío Forestal a su eliminación, extendiéndose posteriormente dicha autorización a las cuadrillas de caza mayor de la zona. A través de dichas medidas se consiguió abatir un número aproximado de 15 ejemplares, comprobándose la extremada dificultad de erradicación de esta especie, como consecuencia de su comportamiento y de la orografía de la zona.

A mediados de octubre de 2016, el personal del Guarderío Forestal certificó la presencia de un grupo familiar de entre 10-12 hembras y crías de muflón dentro del Valle de Valdorba. Desde entonces se ha venido realizando un seguimiento de la especie comprobándose que la misma se encontraba en un proceso de expansión, estimándose su población entre 30 y 40 ejemplares.

Con la actuación de ayer el Gobierno de Navarra continúa aplicando el plan de erradicación de especies exóticas invasoras y alóctonas ilegales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.