Creado el Registro de Titularidad Compartida de explotaciones agrarias en C-LM

El pasado 11 de julio se incluía en el Documento Oficial de Castilla-La Mancha la orden por la que el Gobierno de Castilla-La Mancha crea el Registro de Titularidad Compartida de Explotaciones Agrarias, una reivindicación histórica de las mujeres del campo y de asociaciones como Amfar.

La presidenta nacional y provincial de AMFAR (Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural), Lola Merino, ha manifestado ante los medios de comunicación su «satisfacción» por la reciente creación del este registro , que supone para AMFAR «un motivo de gran alegría, ya que significa poner fin a una discriminación histórica que sufrían las mujeres del campo», ha señalado Merino.

Según ha manifestado la presidenta nacional de AMFAR, «con el funcionamiento de este Registro hemos superado todas las barreras y todos los obstáculos para que las mujeres del campo de Castilla-La Mancha puedan ser titulares, conjuntamente con sus maridos, en las explotaciones familiares agrarias, tener sus propias prestaciones sociales y visibilizar su trabajo».

La presidenta de AMFAR también ha manifestado su agradecimiento tanto a la Administración nacional como a la regional por acabar con esa discriminación histórica que padecían las mujeres rurales, y que de ahora en adelante ya podrán cotizar y ser similares a cualquier trabajador o ejercer la actividad agraria de manera igualitaria a su cónyuge.

«Por fin lo hemos conseguido. Desde ayer hemos superado la discriminación histórica que padecían las mujeres del campo de Castilla-La Mancha, que ya van a poder ver reconocidos sus derechos y sus prestaciones sociales, así como incrementar su participación en el sector agrario, tanto a través de las organizaciones profesionales, como a través de las cooperativas», subrayó Lola Merino.

Un trabajo invisible pero esencial
Según numerosas estadísticas, el 80% de la ayuda familiar en la explotación agraria venía siendo desarrollada por las mujeres, un trabajo invisible pero también esencial para el mantenimiento de la renta familiar.

Después de veinte años, AMFAR ha conseguido que una Ley nacional permita que la mujer conjuntamente con su cónyuge puedan ser titulares de la misma explotación agraria y ser beneficiarios al 50% de la gestión y los beneficios que se deriven de esa explotación agraria.

En ese sentido, Merino ha explicado que “sólo faltaba este Registro autonómico para hacer efectiva la ley nacional en Castilla La Mancha y ya es una realidad. Una prueba más del trabajo bien hecho, y de que cuando siembras bien, recoges buenos frutos”.

Asimismo, ha puntualizado que las mujeres que se den de alta como cotitulares, también podrán ser beneficiarias de las ayudas correspondientes a la Política Agraria Comunitaria (PAC), ya que se repartirán al 50% entre ambos titulares.

Asimismo, la ley recoge, entre otros aspectos, que a aquellas mujeres que por su edad u otros motivos decidan no cotizar se les reconoce una compensación económica por el trabajo que haya desarrollado en la explotación familiar, y que podrán solicitar cuando enviuden o cambien de situación familiar.

Deja un comentario