¿Qué nos obligan a cazar? ¡Venga ya! Ciegos, estamos ciegos

Ante la realización de las polémicas batidas al jabalí en plena época de cría autorizadas por la Dirección Xeral de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia, Óscar Garriga, cazador y presidente de la Asociación Clubes e Cazadores de Caza Maior de Galicia, expresa en el siguiente artículo su punto de vista al respecto de las batidas.

Por su interés, pasamos a reproducirla íntegramente.

Asisto con estupor estos últimos días, como algunos de los que han decidido cazar estos últimos fines de semana en las batidas masacratorias que la Dirección Xeral de Medio Ambiente ha concedido por daños a la agricultura, se justifican señalando que «van por que los obligan», «si no vais los del Tecor vienen de afuera», …

Pero vamos a ver… ¿Cómo que si nosotros no vamos traen gente de afuera? ¿A quien están cedidos los derechos de los propietarios para la formalización del Tecor,? ¿A los socios del Tecor o a los de afuera. Si al final dictarán ESTADO DE SITIO, dándole facultades a las fuerzas armadas poder para aniquilar los guarros y pasándose las garantías constitucionales por donde todos estamos pensando.

Lo único que empiezo a ver con claridad, es que unos por A y otros por B, una parte importante se está aprovechando de la coyuntura para “cazar”.

El problema sería muy sencillo de resolver si hubiese la unión que tendríamos que tener el colectivo de cazadores. Ni los de adentro ni los de afuera. En masacres disfrazadas de batidas por daños plantarse todos los cazadores y no cazar nadie. Si eso ocurriese, ¿qué pasaría? A ver, ¿que alguien me conteste?, ¿Qué se utilizaría, el ejército?, ¿La legión? (?).

Estamos tan ciegos y obsesionados con matar y pegar tiros, que no vemos lo que tenemos delante y en nuestras manos. Somos un colectivo con un enorme poder potencial, determinante en todo este embrollo, pero lamentablemente en la realidad nos quedamos en unos peleles en manos de la sociedad. Si de esa sociedad que nos tilda de asesinos de animales en ocasiones, sobre todo cuando sus intereses no están en juego, y nos reclama para ayudarla en sus problemas cuando se juegan sus garbanzos. Los cazadores deben estar para ayudar, colaborar y arrimar el hombro, claro que sí, pero ¡¡coño!! donde sea realmente necesario, de la manera más racional posible y en COOPERACIÓN con todas las partes implicadas.

¿Qué está aportando la Administración en todo esto? ¿Alguna indemnización por pequeña que sea?, ¿Cómo alguien que nutre las arcas públicas con el dinero de todos los cazadores tiene la desverguenza de exigir y no aportar nada? ¿Están todos los agricultores arrimando su granito de arena para paliar o al menos mitigar el problema? (?)

CIEGOS, ESTAMOS CIEGOS y sobre todo OBSESIONADOS POR MATAR, MATAR y MATAR. Pero aún no nos hemos dado cuenta de que no solamente hablamos de daños irreparables en la población jabalinera, amén de atentar contra la dignidad de una caza ética, sino que además estamos golpeando de lleno al resto de especies que pueblan nuestros montes cuando más necesitan de tranquilidad y de estar ganándonos a pulso el calificativo más merecido que nunca de ASESINOS en una opinión pública que el día que le enfríe la cabeza nos acribillará por estas tropelías.

Y por último, como federado que soy de la Federación Galega de Caza, me gustaría saber cual es su opinión sobre todo esto, o sea, saber más que nada de qué lado está, sería bueno para que todo el mundo sacase sus conclusiones. También como socio de la ACE (Asociación del Corzo Español), me gustaría conocer su postura, saber si se va permitir que corzinos como el de la fotografía tomada esta misma mañana, tengan que sudar cuatro sudares si quieren pasar la “plaga de jabalíes” (dícese de una nueva enfermedad que afecta a todas las especies en período de cría que pululan los montes gallegos).

Si adoptamos posturas concretas, al menos expliquémosle las razones a los federados en un caso y asociados en otro.

ÓSCAR GARRIGA (Cazador)

Deja un comentario