Guadalajara celebra el I Congreso Nacional sobre la Realidad del Galgo en España

galgos_guadalajaraLa presidenta de la Diputación Provincial de Guadalajara, Ana Guarinos, participó en el I Congreso Nacional sobre la Realidad del Galgo en España que tuvo lugar en esta ciudad. 

El Congreso, que constó de diversas ponencias, fue presentado y moderado por Cesáreo Martín, director de Linde y Ribera, de Onda Cero.

Guarinos fue la encargada de dar la bienvenida a ponentes y asistentes felicitando a los organizadores del congreso en la persona de Abraham Corpa, y apuntó: «Siempre es bueno que se organicen este tipo de congresos que buscan aportar soluciones a diferentes problemáticas o simplemente constituir un foro de opinión o de intercambio de impresiones que enriquecen los temas en cuestión», añadiendo que, como indican y consideran sus organizadores, «la realidad del galgo en España ya precisaba de un foro donde aunar todas estas impresiones».

La presidenta de la Diputación también señaló que la caza con galgo «es un deporte popular y muy antiguo, en el que no deben generalizarse actitudes que no se corresponden con esta modalidad deportiva y con el cuidado con el que los galgueros tratan a los animales». 

«El maltrato a los animales, y en particular a los galgos, no viene de los galgueros», afirmado Guarinos, apuntando que, «en cualquier caso, no se puede ni se debe nunca generalizar». «Sobre quienes maltratan a los animales, en general, que caiga todo el peso de la ley y de la justicia, pero los galgueros y el mundo de los galgos y de esta modalidad deportiva y de caza se merecen un gran respeto, y sería una injusticia dejar caer sobre ellos un sambenito que no se merecen», finalizó.

En las ponencias intervinieron José Alberto Viñuelas, veterinario y biólogo; Pilar Pareja Obregón, etóloga; Abraham Corpa, galguero; Rafael Rico, de la asociación protectora ‘Salva 1 galgo’; Luis M. Marín Gallego, criador de galgos; un representante del Seprona de Castilla-La Mancha; Sergio Ocaña, galguero; Antonio Barona, galguero, y Francisco Salamanca, veterinario.

Deja un comentario