Medio Ambiente no descarta la caza para control poblacional en PN

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente no descarta la posibilidad de que cazadores deportivos participen «siempre bajo la dirección del Parque Nacional», en el control de poblaciones de aquellos parques nacionales en los que este sistema resulte más efectivo para su conservación, según ha asegurado en una entrevista a la agencia Europa Press el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos de Armas.

Ramos de Armas ha puntualizado que el objetivo de la futura Ley de Parques Nacionales «desde luego no es la caza», sino la protección de estos entornos. «No se declara un Parque Nacional para que se cace y no tiene nada que ver la caza con otra figura, que es el control de poblaciones, donde a falta de depredadores naturales no queda más remedio que hacer un control de poblaciones, pero esto no tiene nada que ver con abrir las posibilidades de caza», ha dicho.

No se busca la potencial rentabilidad
De Armas ha explicado que el control de poblaciones es esencial para la propia conservación de los parques nacionales, al tiempo que ha dejado claro que se estudiará cuál es la fórmula mejor y más eficaz para esta tarea. Eso sí, Ramos de Armas ha hecho hincapié en que la posible rentabilidad derivada de conceder permisos para caza deportiva para realizar ese control no es el primer objetivo

«Cuando estudiamos la conservación de un Parque Nacional, lo que estamos viendo es cómo conservar su entorno, su fauna, su población y su flora porque si no controlamos la fauna también tendrá unas consecuencias importantes sobre su flora. Ante eso, la rentabilidad o no rentabilidad no es algo que nos importe especialmente», asegura el secretario de Estado.

En este punto, sostiene que la apuesta del Ministerio es establecer un sistema eficaz, independientemente si lo hace el Estado con sus propios recursos o con recursos privados. «Lo que tiene que hacer el Estado es conservar los Parques Nacionales de la manera más eficaz posible y utilizando sus recursos. Si para ello puede abrir fórmulas que hasta ahora no se han explorado, no estamos cerrados, pero siempre con el objetivo de conservar»., ha añadido.

Así, el responsable del departamento de Medio Ambiente ha adelantado que se verá en cada parque nacional cuáles son los métodos de control de población más eficaces y de qué recursos dispone la Administración para realizar los controles. «Si los podemos realizar de forma directa o si se puede acudir a otras formas indirectas de control donde pueden participar otro tipo de cazadores, otro tipo de fórmulas siempre con el objetivo de la conservación y bajo el control y tutela de la administración», ha explicado de Armas.

RFEC y UNAC, favorables a abrir el control poblacional a cazadores deportivos
Las reacciones del sector cinegético español no se han hecho esperar. Las principales asociaciones de cazadores españoles han acogido positivamente la medida y se han mostrados dispuestas a apoyar la posibilidad de participar en el control de poblaciones de los Parques Nacionales.

Andrés Gutiérrez Lara, presidente de la Real Federación Española de Caza (RFEC), ha recordado que llevan siete años pidiendo esta medida y ha solicitado que se diga «abiertamente» que en la actualidad se están haciendo controles de población en los Parques Nacionales. Estos controles, que según Gutiérrez son fundamentales para garantizar la supervivencia de la flora y evitar el contagio de enfermedades a otros animales, representan un importante monto económico para el Estado, que ahora paga a guardas por hacerlo. En cambio, si los controles fueran realizados por cazadores deportivos «se podría obtener un montante económico importante», sostiene.

«Solamente hay que mirar que en Sierra Nevada, que es Parque Nacional, se prohibió la caza y al cabo de tres años los guardas tuvieron que matar 3.000 cabras. Si multiplicamos a razón de 1.000 euros de media lo que vale cada cabra, vemos lo que habría ganado el Parque Nacional y lo que habrían recibido las arcas del Estado y los ayuntamientos de la zona», ha explicado, a modo de ejemplo, el mácximo responsable federativo. indicado.

Por su parte, el tesorero de la Unión Nacional de Asociaciones de Caza (UNAC), Víctor Mascarell, ha valorado la importancia de los controles poblaciones para mantener el «equilibrio» en los parques nacionales, al tiempo que reconoce que con la entrada de cazadores privados «por lo menos se pagarán los gastos» de la realización de los controles poblaciones.

No obstante, y ante la insistencia de Ramos de Armas al respecto de que el estudio de la medida se hace desde parámetros conservacionistas y no de rentabilidad, Gutiérrez Lara ha afirmado que «no hace falta ganar dinero, sino evitar que los Parques Nacionales le cuesten dinero al Estado» y ha aventurado que «posiblemente haya beneficios, que podrán redundar en el parque».

Finalmente, Gutiérrez Lara ha reconocido que «la federación nunca ha pedido cazar de una manera normal en los Parques Nacionales, pero sí en los Cotos Nacionales, que hay bastantes como Lugar Nuevo o Selladores-Contadero» –donde para esta temporada se ha licitado la realización de recechos y monterías–.

Mascarell, por su lado, ha descartado permitir la caza deportiva en los Parques Nacionales, pero ha planteado la posibilidad de autorizar la caza recreativa «para la gente que viva en esas zonas y esté afectada por tener ahí el parque».

Deja un comentario