Los cazadores tinerfeños plantean no cazar codornices ni perdices

Según informa en su edición de hoy el diario La Opinión de Tenerife, cazadores de toda la Isla liderados por el presidente del Club de Caza El Podenco de La Laguna, Fidel Sánchez, acordaron anoche impulsar una propuesta para que se prohíba en la Isla la captura de aves (perdiz, codorniz, tórtola y paloma). Defienden principalmente a las codornices que habitan en Los Rodeos y Las Mercedes y a las perdices del Valle Colino.

Fidel Sánchez ha asegurado al diario canario que codornices y perdices no han procreado este año debido a la sequía, lo que ha mermado notablemente sus poblaciones y las deja «en peligro de extinción» si la temporada de caza para las aves se inicia, como está previsto, el próximo 16 de septiembre.

«Los animales son sabios y si las condiciones no son favorables no tienen crías. Eso fue lo que pasó con la sequía. Lo hemos comprobado al salir al campo y comprobar que en Los Rodeos solo quedan 150 codornices. Creemos que el problema es grave y que sería mejor dejar las que hay para repoblación», asevera.

Sánchez también destaca que el efecto de la falta de agua sobre las poblaciones de aves está potenciado «por el abandono del campo», que les resta alimento, y la falta de agua debido al entubado del agua que se extrae de las galerías, que antes se transportaba a través de atarjeas por las zonas rurales que eran utilizadas como bebederos por los animales. «Ahora no es raro verlas en zonas urbanas, como Santa María del Mar, donde les resulta más fácil encontrar agua que en la naturaleza, pero donde no se pueden cazar», recalcó Fidel Sánchez.

Por su parte Antonio Porras, presidente de la Federación de Asociaciones para la Gestión Cinegética de Tenerife, cree que la decisión de prohibir la caza de aves debe tomarla el Consejo Insular que se celebra el mes próximo. En su opinión, el tema tiene dos aspectos que deben ser tenidos en cuenta. Por un lado, destaca el factor económico al detallar que de las 6.200 licencias de caza solicitadas este año, unas 2.000 son para perdices. “Este es un deporte que genera muchos gastos y quienes pagan una licencia quieren salir a cazar”, comenta para La Opinión de Tenerife.

Por otro lado, admite que existe «un problema medioambiental que requiere atención» porque «es un año malísimo por la escasez de piezas». La solución que baraja la federación insular es la reducción de la temporada de aves de seis a tres semanas, lo que abriría la veda solo seis días, ya que solo se permite cazar los dos días a la semana desde que sale el sol hasta que se oculta. «Así salvaríamos la vida a muchos animales, pero estoy seguro de que habrá gente que crea que es poco tiempo», dijo Porras. Su Federación ya ha convocado a todas las asociaciones a una reunión el próximo viernes en la que se debatirá este asunto.

La temporada de caza está fijada que empiecee el 16 de septiembre y que finalice el 28 de octubre. Cada cazador podrá capturar un máximo de dos perdices mientras que, por cuadrilla, esta cifra aumenta hasta cuatro perdices o dos codornices.

Deja un comentario