Nuevas denuncias por cazar codornices con reclamos electrónicos

La Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Burgos ha informado de cinco nuevas denuncias impuestas por agentes medioambientales de la Junta a varios cazadores por utilizar reclamos electrónicos para atraer codornices mientras cazaban, algo no permitido por la Ley de Caza y por la Ley de Biodiversidad de la región.

Según informa la Junta, una de las denuncias se produjo en la localidad de Castrillo Matajudíos, donde fueron intervenidos dos cazadores en esa localidad que responden a las iniciales J. V. A. E y F. I. O, residentes en Oyarzun (Guipúzcoa). A ambos les fueron decomisadas las armas, los reclamos y las codornices abatidas. Se da la circunstancia de que uno de ellos ya había sido sorprendido en este tipo de prácticas el año pasado.

Otra de las actuaciones se realizó en el coto de caza de Villangómez y Villafuertes, donde se incautó otro reclamo electrónico a tres cazadores residentes en Tudela de Duero (Valladolid), cuyos nombres se corresponden con las iniciales F.A.G.M, M.A.L.A y F.G.M.

Los reclamos son unos dispositivos consistentes en grabaciones de hasta 100 cantos distintos, que suelen funcionar durante las horas nocturnas gracias a un sistema de programación. El número de codornices que se agrupa durante la noche cerca de estos aparatos permite a ciertos furtivos cazar muchos más ejemplares en la zona de influencia del reclamo que los que de forma legal capturarían los cazadores deportivos, informa la Junta.

Desde el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta en Burgos hacen un llamamiento a los ciudadanos y gestores de acotados para que, si descubren este tipo de prácticas ilegales y antideportivas lo pongan en conocimiento de los Agentes de la autoridad. También recuerdan las autoridades de Medio Ambiente que estos hechos pueden dar lugar «a la suspensión del aprovechamiento cinegético en aquellos cotos en donde se realicen este tipo de prácticas».

Deja un comentario