El sector celebra la nueva ley de CLM que ‘elimina burocracia’

Cazadores, dueños y gestores de cotos, y otros sectores vinculados al sector como el de los rehaleros cuentan ya con una nueva Ley de Caza de Castilla-La Mancha (la aprobó el Gobierno regional en vísperas de Nochebuena, a falta del trámite parlamentario este mes de enero) por la que “hemos trabajado mucho”, en palabras de Juan de Dios García, presidente de la Federación de Caza regional a la que pertenecen 17.000 cazadores. Firme defensor de la nueva norma, dice que beneficia a los cotos sociales; esto es: a las pequeñas sociedades de cazadores de los pueblos de toda la vida, además de a las grandes fincas. “Sinceramente creo que la ley favorece a todos”, subraya.

Mientras que para la parte más empresarial, la que representa Aproca, lo fundamental es que se pone fin  al “excesivo reglamentismo” de la ley actual, de hace más de veinte años. “Hay importantes reducciones de tasas e impuestos para los cotos sociales; propugna la creación de zonas colectivas de caza y elimina burocracia”, remata el presidente de esta asociación de propietarios de cotos, Luis Fernando Villanueva, que le pide ahora al Gobierno regional que desarrolle un reglamento acorde a la nueva legislación, “no podemos tener una ley moderna y un reglamento antiguo”. Un todo que en su opinión debería estar listo antes de que empiece la temporada 2015-2016.

Ni García ni en particular Luis Fernando Villanueva entienden el lío que se ha montado, con la creación incluida de una plataforma contraria al cambio normativo, porque aseguran que “la ley ha recogido hasta cuarenta alegaciones de todos los sectores, incluidos los ecologistas. Claro que no están todas, como tampoco está lo que nosotros pretendíamos”, agrega Villanueva a cuya asociación, Aproca,  pertenecen 420 fincas cinegéticas den Castilla-La Mancha que gestionan 575.000 hectáreas.

Villanueva tilda de “demagogos” a portavoces de organizaciones como Ecologistas en Acción, que está capitaneando el rechazo en la comunidad autónoma contra la ley (se entregaron unas 90.000 firmas contra la norma poco antes de su aprobación), y de “mentir descaradamente”, “ni la ley beneficia a latifundistas ni terratenientes, ni los cazadores vamos por ahí matando a perros y gatos”, aclara Villanueva que considera que estos grupos “tienen mucho tirón en un medio urbano nada familiarizado con la caza”.

Por su parte Juan de Dios García destaca “que simplifique los trámites administrativos en el caso de la caza social” y lo que apunta como un logro de su Federación  como es “que todas las sociedades de cazadores con ese fin principal se ahorren el pago del 50 por ciento de las tasas en concepto de matrícula de cotos”.

García tampoco entiende el mensaje de que la ley favorece la caza intensiva, como si eso fuera a su juicio malo: “Precisamente estos cotos donde se practica este tipo de caza son los que más especies protegidas albergan porque es allí donde los animales encuentran más comida”.

Pero desde Ecologistas en Acción y el resto de organizaciones conservacionistas siguen sin verlo así, “esta ley, simple y llanamente va en contra de la caza tradicional”, opina Miguel Ángel Hernández, su portavoz en la región.

vía El sector cinegético celebra la nueva ley que “elimina burocracia y beneficia al coto social”.

Deja un comentario