Osuna, capital de la cetrería española

Se acaban de celebrar en Osuna, los campeonatos de España de cetrería en sus tres modalidades: Sky Trial, Altanería y Bajo Vuelo. Todo un espectáculo que consiguió concentrar en la Finca “Los Arenosos”, propiedad de la familia Reina, a aficionados de todos los puntos de la geografía española.

 

Un total de 114 pájaros compitieron por el honor que significa convertirse en  campeón de España. En la prueba de Sky Trial, el altísimo nivel de los participantes, convirtió la actuación de los mismos, en un toda una magna exhibición, con vuelos a cada cual más perfectos. Se realizaron dos mangas de quince pájaros que volaron en días consecutivos. Se proclamó campeón de esta vigésima primera edición, el riojano Antonio de Castro, “Halconero Mayor del Reino”, perteneciente al “Real Gremio de Halconeros”, del que es Patrono Mayor perpetuo, S.M el Rey don Juan Carlos, con un torzuelo, pollo de peregrino, que respondía al nombre de “Cameros”. Resultó determinante para vencer, la captura de la paloma mensajera que le tocó en suerte.

La prueba de Bajo Vuelo a liebre salvaje ha adquirido en esta última década, un prestigio y una importancia enormes. Los llanos de los Arenosos, tienen fama de liebres rápidas y audaces, auténticos “matacanes” capaces de fatigar al mejor de los  galgos. Y no es inmerecido el calificativo y,  sino, que le pregunten a los azoreros y harriseros que se midieron con ellas. De un total de sesenta y tres vuelos, sólo se cobraron catorce liebres, diez en las preliminares y cuatro en la final. De los siete finalistas, sólo el toledano Raúl Pinilla, mató las dos que le correspondieron en su turno de vuelo. Su prima de azor de tres mudas, de nombre “Dulcinea”, realizó dos lances que rayaron la perfección, concediéndole con ello a su dueño, el título de campeón de España en esta categoría.

Quizás de las competiciones más complicadas, por el añadido del perro, sea la de Altanería a perdiz roja; es por ello que son muy pocos los aficionados que se presentan a esta prueba. Las preliminares se realizan sobre perdiz sembrada, todo un espectáculo, especialmente para aquellos aficionados noveles, que nunca han presenciado en vivo y directo, la muestra de un buen perro y el picado irrepetible de un halcón. Para rizar el rizo, la final, sin público, se lleva acabo sobre caza real. Se proclamó campeón de España de esta modalidad, el toledano, Luis Mozo, con “Metrín”,  torzuelo de peregrino “brookei”, y “Gora del Faenór”, un precioso setter inglés.

 Este año, la organización, decidió en la Copa de España de Bajo Vuelo a pluma (perdiz roja), separar los harris de los azores, creando dos categorías. En azores, se llevó el gato al agua, el catalán, Daniel Cruz, con un torzuelo de azor de nombre “Sibelius”, proclamándose por tanto campeón de la Copa de España. Y en harris, lo haría el onubense, Juan Alejo, componente de una saga de excelentes aficionados, con “Emilio”, torzuelo de harris de tres mudas.

En la Copa de Velocidad en línea recta a señuelo, se presentaron siete participantes, proclamándose campeón del mismo, el conocido halconero murciano, Sebastian Moreno, con un hibrido de gerifalte por peregrino, de nombre “Kendo”, revalidando por tanto su titulo.

En cuanto al Trofeo Infantil con cernícalos,  la RFEC, en su afán por potenciar y difundir la afición entre los más jóvenes, repartió los trofeos equitativamente entre los tres participantes y designando como campeón, al onubense Emilio Alejo, con un torzuelito de yanki, “Aniceto”, puesto que fue el único de los chavales que consiguió capturar la codorniz de escape.

Paralelamente a la competición, y como ya es habitual en estos certámenes, se realizaron toda una serie de actos, conferencias y homenajes, que tuvieron lugar en un marco incomparable, el paraninfo de la Universidad de Osuna. Se homenajearon las figuras de tres de las máximas personalidades, en el campo de la cetrería, de este país. Don José Sánchez Martín, fundador de la Asociación Española de Cetrería (AEC). Don Pascual Iñiguez, pionero de la cetrería española y amigo personal del doctor Félix Rodríguez de la Fuente y, de don Andrés López, articulista y escritor de prestigio y actual presidente de la Asociación Española de Cetrería y Conservación de Aves de Presa (AECCA).

Se homenajeó también, al artesano de Zamora, don Juan Carro, por su  apoyo incondicional durante veinte años a los campeonatos de España. Muy interesante resultó la conferencia que expuso sobre telemetría por GPS, el halconero belga, el señor Xavier Morel.

Por último, la conferencia desarrollada por el señor Peera Jungteerapanich, cetrero de Tailandia, traducida por don Fernando Feás, que versó sobre la caza con águila coronada y que tuvo como colofón la presencia en el recinto de un precioso y rarísimo ejemplar de esta singular especie de águilas denominadas moneras, por su condición genética de predadora de simios.

En la carpa del campo de vuelo, bullía de vida.

Entre los expositores: artesanos, pintores, empresas de alimentación y editores de libros, que otorgaban al interior del recinto un ambiente ferial. Artesanos de renombre y fama ofrecían sus artículos….. las caperuzas de Darío Pérez, los guantes y tornillos de acero inoxidables de Juan Muñoz, el material en cuero trabajado a mano de Francisco Álvarez,  los cascabeles de latón y alpaca de José Manuel Gamito y Juan Orta, las pihuelas serigrafiadas de Fran Bolinches, los trabajos en piel de Pablo Delgado. Los bancos y arcos de la empresa “Pico a Viento”. El material de primer orden de Antonio Suárez. Los aperos y cajas de transporte de “Castellano y Callejo”. Las caperuzas personalizadas de Juan Carro. Los últimos trabajos de la editorial Clan, con su director Delfín Seral al frente. Los dibujos originales de Ignacio Garrido y representantes de empresas de alimentación animal, como Labdial o Sant Laurent.  

Agradecer la presencia del secretario general de la RFEC, don Santiago Ballesteros; Del delegado provincial de la FAC, don José Luis Luque; del vicepresidente de la FAC, don Jorge Gabernet; De los  Delegados de Deporte Verde y de Turismo del Exmo. Ayuntamiento de Osuna, los señores don Manuel Rodríguez Seco de Herrera y don Rafael Díaz; de doña Ángeles Díaz, Ingeniero  Técnico del Ayuntamiento; Del presidente de la Sociedad Deportiva de Cazadores de Osuna, don Javier Mata; De la Exma. Alcaldesa de Osuna, doña Rosario Andujar; De los propietarios de las tierras, don Alfonso y Eloy Reina; De don Manuel Luis Cruz Ostos, y de la secretaria responsable de competiciones, doña Susana Iglesias y de su marido Juan Ramón Fernández.

Dicen que la costumbre mata al asombro y, soliendo ser así, emerge la cetrería como la excepción a la regla, y digo esto, por que después de haber practicado este deporte por mas de treinta años, me sigo asombrando con el picado suicida del peregrino y los arabescos mortales del azor. Solo espero,  que la llama de mí sin razón, no se apague nunca.

Texto: Manuel Diego Pareja-Obregón de los Reyes
Fotografías: Luis Concepción

Deja un comentario