Las cuernas de ciervo, modelo para estudiar la mineralización de los huesos

Un estudio realizado en ciervos demuestra que la cuerna -el hueso de crecimiento más rápido y que se regenera cada año- tiene la mineralización más rápida de entre mamíferos medianos o grandes. Esta característica podría permitir probar fármacos promotores de la mineralización y evaluar con mucha mayor sensibilidad su eficacia.

¡¡¡EN LA REVISTA CAZA Y SAFARIS DEL MES DE FEBRERO, NUESTROS LECTORES PODRÁN ENCONTRAR UN REPORTAJE COMPLETO SOBRE ESTE IMPRESIONANTE ARTÍCULO!!!!

Las cuernas de cérvidos son unas estructuras extraordinarias desde el punto de vista científico: son los únicos huesos externos en vertebrados que crecen y caen todos los años y muestran en su composición, propiedades mecánicas e incluso histología información sobre deficiencias minerales en la dieta, cambios en el hábitat producidos por la climatología, e incluso han inspirado una hipótesis sobre el origen de la osteoporosis en humanos (cuya historia se explicaba en el número de marzo 2012 de Caza y Safaris).

En un reciente estudio publicado por la revista Bone (2013, segunda mejor revista científica sobre medicina y biología del hueso) un equipo multidisciplinar de la Facultad de Medicina de Cádiz, formado por los Dres. Santiago Gómez y Salvador Luna, otro del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC, centro mixto entre el CSIC y la UCLM) formado por los Dres. Andrés García, Tomás Landete y Laureano Gallego, y otro de la Universidad de Hildesheim en Alemania, han estudiado la formación de la cuerna inyectando marcajes visibles por fluorescencia en determinadas fechas para calcular la cantidad de hueso creado entre dos marcas.

Estos marcajes se inyectaron en ciervos de la granja de ciervos de la UCLM en Albacete, considerada la mejor granja experimental de Europa y segunda mejor del mundo.

Los resultados muestran por primera vez que las cuernas, que crecen a una velocidad de 1 a 2 centímetros por día, tienen la velocidad de mineralización más alta entre los mamíferos de tamaño medio o grande: 2.2 µm/d, el triple que la de humanos (0.7 µm/d), aunque en humanos debería ser más alta por pesar menos que los ciervos).

Esto, según los autores, hace que las cuernas sean el mejor modelo animal para estudios médicos sobre huesos. El estudio demostró, además, dos hallazgos muy interesantes. Por una parte, las osteonas (los tubos de hueso microscópicos que forman todos los huesos) se rellenan entre los días 70 a 100 tras el inicio del crecimiento de una nueva cuerna (aproximadamente en mayo).

Eso significa, como indican los autores, que la porosidad del tejido óseo de la cuerna se determina en este periodo. Por eso, este período de 30 días es el momento más sensible mejorar la densidad de la cuerna a través de la nutrición. Pero si las cuernas son usadas como modelo para estudios médicos o farmacéuticos, éste sería también el periodo crítico para probar fármacos que potencien la mineralización o para luchar contra la osteoporosis. 

El estudio, que se engloba en la línea dirigida por el grupo del Dr. Tomás Landete (vice-director del IREC y colaborador de Caza y Safaris) sobre distintos aspectos que afectan a la composición y propiedades mecánicas de la cuerna, ha sido recogido por la agencia de prensa científica alemana IDW y distintos medios de prensa de aquel país, como se indica en los siguientes enlaces:

http://idw-online.de/pages/de/news513674 

http://www.biermann-medizin.de/fachbereiche/orthopaedie/medizin-forschung/hirschgeweih-eignet-sich-forschungsmodell

 

Información de contacto: 

Dr. Tomás Landete Castillejos, IREC, (654 129 715) o Tomas.Landete@uclm.es 

Deja un comentario