Multitudinaria reunión de cazadores y entidades locales en Arive

 

La entrada en vigor el 1 de febrero de 2013 de la obligatoriedad de contratación de guarda, y la prohibición del Departamento de Medio Ambiente de Navarra de poder cazar al que no disponga de ello, está provocando en su contra la movilización de las sociedades de cazadores y de los ayuntamientos que son los titulares de los cotos.

 

A pesar de la dificultad añadida de una gran nevada en el norte de Navarra, el sábado 9 de febrero tuvo lugar en la Casa Consistorial de Aribe, Valle de Aezkoa, una multitudinaria reunión a la que acudieron la mayor parte de los representantes de asociaciones de cazadores de los valles de Roncal, Aezkoa, Erro, Esteribar, Aoiz, Romanzado, Urraul y zonas cercanas, así como representantes de ayuntamientos y concejos de muchas de estas zonas, incluidos los representantes de la Junta del Valle de Aezkoa.

Tres palabras resumen lo que se allí se trató: indignación, preocupación y unión ante esta injusticia legal.

1º) Los ayuntamientos que son los titulares de los cotos y las sociedades de cazadores a los que se ceden sus aprovechamientos no estamos en contra de los guardas, sino de la obligagatoriedad  de su contratación. 

2º) Negativa de las sociedades de cazadores y los ayuntamientos a aceptar esta ley que es injusta, inútil, antisocial, inviable económicamente, ya que lo que pretende es obligarnos a contratar un guarda hurtándonos, vía reglamento, la autogestión que por Ley nos corresponde.

3º) De las diversas propuestas que se barajaron, los asistentes están a la espera que, tras la reunión que el Parlamento instó a celebrar en el Departamento de Medio Ambiente para que los afectados abordaran esta situación y buscaran una solución a la aplicación del artículo 51 de la Ley de Caza y Pesca de Navarra, se proceda a una modificación legal que modifique la obligatoriedad en voluntariedad.

4º) En el caso de que tal modificación no se lleve a efecto, se plantearon diversas actuaciones a realizar, tales como oponerse a la prohibición de caza por no adecuarse a la legalidad, devolución de los aprovechamientos de caza a los ayuntamientos, manifestaciones e, incluso, llegar al extremo de no renovación de las licencias de caza.

Las entidades locales asistentes van a acordar reunirse para analizar entre ellas esta situación y tomar una postura para resolver este problema que les afecta directamente ya que son los titulares de la mayor parte de los cotos de caza, y por la que no han sido llamados ni por el Parlamento Foral ni por el Departamento de Medio Ambiente para dar su opinión acerca de este importante asunto. 

Deja un comentario