Nuevos equipos de rastreo en Cataluña, Andalucía, País Vasco y Extremadura

Durante el pasado mes de abril la Asociación Española del Perro de Sangre ha procedido a realizar dos pruebas de acreditación de nuevos equipos de rastreo.

Una de ellas ha sido llevada a cabo en la finca Sacristanía en Salorino (Cáceres), cedida gentilmente por sus propietarios para la celebración de estas pruebas, y la segunda se celebró en el coto intensivo Serracanya, en Montmajor (Barcelona).

A resultas de las mismas se han añadido ocho nuevos equipos de rastreo acreditados AEPES, que van completando poco a poco una presencia más extendida por el territorio español.

 

Los equipos que han pasado las pruebas son:

Carlos Cayuela García con «Damila de Los Madroños» (Teckel Stándar)

César Moreno Corrochano con «Pepe» (Teckel Stándar)

Fernando Mogollón Morilla con «Pluto» (Sabueso de Montaña de Baviera)

Abdón Cabeza de Vaca Molina con «Troncha» (Alano Español)

Miguel Ángel Pérez Díaz, con «Rom» (Sabueso de Montaña de Baviera)

Miguel Ángel Pérez Díaz, con «Cora» (Sabueso de Montaña de Baviera)

Fernando la Chica de Damas con «Risco» (Teckel Stándar)

Ander Garmendía López, con «Lur» (Teckel Stándar)

La AEPES desde este momento contará en Andalucía con su primer equipo de rastreo, con el grupo formado por Fernando la Chica de Damas y «Risco». Por otro lado, con estas nuevas incorporaciones cuenta actualmente en Cataluña con un total de diez componentes acreditados.

El socio procedente de Vizcaya, Ander Garmendía López, con su teckel de tan sólo quince meses «Lur», asombró a todos realizando un rastro extraordinario, siendo este conjunto el primer acreditado del País Vaco.

Es digna de mención la participación y superación airosa de una prueba de este tipo de una perra de raza Alano Español, «Troncha», preparada a la perfección y de forma muy meritoria por su propietario Abdón Cabeza de Vaca Molina.

Los conductores acreditados de AEPES se ofrecen de forma desinteresada, aunque se agradece que se sufrague el gasto del desplazamiento, a todos los cazadores, guías de caza y titulares de cotos para la recuperación de piezas heridas en su radio de acción.

Deja un comentario