La ONC se suma a la Plataforma en Defensa de la Pesca

La Oficina Nacional de la Caza, la Conservación y el Desarrollo Rural (ONC) se ha sumado a la Plataforma en Defensa de la Pesca promovida por la Federación Española de Pesca y Casting.

De esta forma, la ONC se posiciona, junto a pescadores y cazadores, solidarizándose “con todos los afectados por la irracionalidad de algunos artículos de la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, especialmente los que afectan a la pesca y la caza”.
Así lo explica el presidente de la ONC, Juan Antonio Sarasketa, en el escrito enviado a los responsables de la Plataforma, en el que como principal colectivo representativo de los cazadores en España califica de “inaceptables” los términos de la ley que afectarán a los colectivos de pescadores y cazadores. En concreto, esta norma incluye en el Catálogo de Especies Invasoras a la carpa y la trucha arco iris, así como al arruí en todo el territorio español y el muflón en Canarias.
Más allá de esto, señala el presidente de la ONC, esta entidad se solidariza “con todas aquellas empresas y miles de trabajadores que ven peligrar sus puestos de trabajo” como resultado de una sentencia que da la razón a las demandas de grupos ecologistas.
Ante esta situación la Oficina Nacional de la Caza se compromete a colaborar con la Plataforma en Defensa de la Pesca en todas aquellas acciones encaminadas a modificar esta ley, a devolver la dignidad al sector de la pesca y cinegético, a defender la actividad económica de empresas y sus trabajadores “y, en definitiva, para devolver el sentido común a nuestros ecosistemas acuáticos y terrestres”.

One Comment

  1. Llevo pescando desde que tenía ocho o nueve años y en casi siempre he devuelto los peces al agua, no entiendo la ley que considera A la carpa y la trucha arcoíris como especies alcótonas perjudiciales, ni tampoco que en la caza la que extermine al arruí. Con independencia de que pueda perjudicar intereses económicos, que sin duda los perjudica, la trucha arcoíris puede ser beneficiosa para los pescadores que les guste llevarse algunas captura a casa (no es mi caso) y lo más importante es que mientras haya truchas arcoíris no perjudicarán a la trucha común, aunque es cierto que la mayoría de los ríos de trucha autóctona no se pueden matar los peces, son de captura y suelta. Por otro lado quiero solidarizarme con los cazadores que se puedan ver afectados por estas medidas ecológicas tan dogmáticas e intransigentes, que no nos llevan a ningún lado, salvo al enfrentamiento dialéctico continuo entre “ecologistas”, pescadores y cazadores. Me gustaría saber donde estaban los ecologistas cuando los ríos bajan llenos de suciedad y no había vida en absoluto, entonces no se les oía. Muchos pescadores y cazadores somos los primeros que queremos que los ríos y el campo esté en las mejores condiciones posibles, pero esas radicalizaciones no nos llevan a ningún lado. Como diría nuestro magistral Fernando Savater, no son ecólogos sino ecólatras, quieren hacer de la naturaleza un nuevo dios en la época en que el hombre no tiene a quién abrazarse y su soledad se traduce en nuevas creencias, en nuevos dioses para reponer al que según nos dijo el gran filósofo alemán, Nietzsche; ha muerto.

Deja un comentario