Mallorca supervisa la caza en la zona quemada de la Sierra de la Tramuntana

El jefe de Programas del Consejo de Mallorca, Pedro Bestard , junto con técnicos del Servicio de Caza, se han desplazado a Estellencs para supervisar y controlar la actividad cinegética, en virtud de la entrada en vigor el pasado 20 de septiembre de la declaración de Zona de Emergencia Cinegética Temporal en el área quemada de la sierra de Tramontana.

Esta figura, prevista en el artículo 44 de la Ley de Caza, tiene como finalidad marcar las pautas que permitan hacer compatibles la práctica de la caza en el área del siniestro con la recuperación del entorno natural.

La resolución firmada por el Departamento de Medio Ambiente ha aprobado a partir de los acuerdos adoptados con los titulares de los cotos y los alcaldes de los municipios afectados, y que fueron ratificados por la Comisión «Todo (s) para sa Serra» el pasado mes de agosto.

El texto recoge medidas propuestas por el Gobierno de las Islas Baleares y las sociedades cinegéticas para garantizar y favorecer la recuperación eficaz de las más de 2.300 hectáreas afectadas por el grave incendio que se declaró el 26 de julio. Este siniestro devastó una extensa área de la zona noreste de la isla de incalculable valor paisajístico y medioambiental, y provocó la desaparición del hábitat natural de numerosas especies animales y vegetales.

Por ello, el mes de agosto la Comisión decidió iniciar los trámites para declarar esta área Zona de Emergencia Cinegética Temporal, que autoriza la caza de cabras y otras especies predadores para facilitar la regeneración natural de la zona, y establece las condiciones que deben regir su captura, ya que la superpoblación supone un grave peligro para el crecimiento de los brotes que han sido reforestados. y , por tanto, impiden la recuperación de especies de fauna y flora, muchas de ellas protegidas, que tienen en la Sierra de Tramuntana su hábitat.

Según estipula el texto, en los terrenos libres quemados de los términos municipales de Andratx y Estellencs actuará de oficio el Consejo de Mallorca y el Gobierno de las IslasBaleares con los medios y los procedimientos oportunos o los propietarios de los terrenos siempre que dispongan de una autorización específica.

En cuanto a los cotos afectados, actuarán titulares cinegéticos mediante los cazadores autorizados en los límites del coto.

La caza de la paloma torcaz también se permite, ya que esta ave forma grandes bandadas que consumen los piñones de los pinos que hay sobre el suelo quemado , y que son la semilla necesaria para la reforestación del arbolado.

En cuanto a la caza menor de otras aves, se ha estipulado un protocolo cinegético, a fin de no alterar el proceso de regeneración de la zona. De esta manera, se permitirá a partir del día 2 de noviembre la caza de la becada, los tordos y los estorninos, aves migratorias todas ellas. En cambio, la perdiz y el resto de especies de caza menor son objeto de una moratoria de un año la cual, según los técnicos, será muy beneficiosa para recuperar de forma natural poblaciones estables y, tal vez en dos años, poblaciones mejores a las anteriores al incendio, gracias a los efectos beneficiosos del rebrote forestal sobre la caza menor.

La resolución tiene vigencia de un año. Durante este tiempo, las administraciones y los cotos se coordinarán para hacer compatibles las diferentes actuaciones que se llevan a cabo para recuperar la zona quemada.

El Consejo de Mallorca y el Gobierno de las Islas Baleares velarán para que las tareas se desarrollen por zonas y, temporalmente, de forma compatible y segura, con los cotos afectados, propietarios, voluntariado y otros colectivos o entes sociales que participen en las tareas de recuperación de la zona.

A lo largo del día de hoy, personal del departamento de Caza con la colaboración de la sociedad de cazadores con perros y lazos han llevado a cabo una actuación selectiva en la finca pública de Sa Coma d’en Vidal para controlar la población caprina de la zona con el objetivo de favorecer la reforestación.  

Deja un comentario