Se demuestra la relación entre el tamaño y la velocidad de los espermatozoides con la fertilidad de los ciervos

 

El ciervo con más espermatozoides de cabeza pequeña y alargada, que son más rápidos, será más fértil que aquel que tenga más espermatozoides de cabeza pequeña y ancha, que son más lentos.

Este estudio, que ha sido llevado a cabo en ciervos por el grupo de investigación ‘SaBio’ (Sanidad y Biotecnología) de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y del Instituto de Recursos Cinegéticos (IREC), junto con investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales y del Centro Regional de Selección y Reproducción Animal, pone de manifiesto la existencia de relaciones entre la presencia de un tipo de espermatozoides, en cuanto a su forma y velocidad, con la fertilidad de los machos.

De esta forma, el grupo de investigadores ha demostrado que un incremento en el porcentaje de espermatozoides con movimiento rápido y lineal está asociado al aumento de la fertilidad del macho “y que este tipo de movimiento es propio de espermatozoides con una cabeza pequeña y alargada”, añaden. Por otra parte, la presencia en el eyaculado de altos porcentajes de espermatozoides con un movimiento lento y no lineal se relacionó con un incremento de espermatozoides con cabeza pequeña y ancha y una disminución de la fertilidad de los machos. Igualmente, el trabajo científico demostró que la forma de la cabeza del espermatozoide era la característica espermática más importante para determinar el potencial de fertilización.

Para llevar a cabo este estudio, en el que han participado Manuel Ramón, Ana Josefa Soler, José Antonio Ortiz, Olga García Álvarez, Alejandro Maroto Morales, Eduardo Roldán y Julián Garde, se recogieron muestras espermáticas de doce ciervos, de las cuales se evaluaron la velocidad y el tamaño de la cabeza de los espermatozoides mediante programas informáticos. “Estos resultados ponen de manifiesto la importancia de determinar la estructura de las subpoblaciones espermáticas en el eyaculado”, concluyen los investigadores.

El grupo de investigación SaBio fue creado por la UCLM y el CSIC con la finalidad de contribuir a la salud, la producción y la conservación a través de la investigación y el desarrollo tecnológico. Perteneciente a la Universidad regional y al IREC, y formado por 35 personas, busca potenciar la colaboración y la transferencia tecnológica hacia los sectores ganadores, cinegético y de salud pública.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.