Indignación de WWF ante la muerte de 4 linces en lo que llevamos de 2017

WWF denuncia el comienzo de año negro para los linces ibéricos. En concreto, en menos de siete días han muerto cuatro ejemplares, tres de ellos atropellados y otro atrapado en un lazo ilegal. Ante la reiteración de atropellos en lugares conocidos, la organización reprocha al Ministerio de Fomento que aún no haya realizado las inversiones comprometidas para acabar con los puntos negros en las carreteras donde están muriendo atropellados los linces y ha pedido una reunión urgente con el ministro Íñigo de la Serna. 

WWF denuncia la sangría de atropellos de linces en las carreteras en los últimos días, debida en parte a la tardanza del Ministerio de Fomento en poner en funcionamiento las grandes inversiones comprometidas. El último atropello ha sido este mismo fin de semana en un nuevo punto negro de la A4 en Ciudad Real donde el año pasado ya murió otro ejemplar. Además de este atropello, la organización también denuncia otra muerte en otro punto negro reiteradamente denunciado, en este caso en la N-420, donde murió un ejemplar el 12 de enero. El tercer lince aparecía el 6 de enero en el término municipal de Adamuz, en Córdoba, en la carretera A-421, siendo el primer caso de muerte por atropello en las vías andaluzas en lo que va de 2017.

WWF comenzó hace casi dos años una campaña para denunciar la grave amenaza que suponen los atropellos para la conservación de esta especie. Para ello lanzó la campaña de recogida de firmas Ni un lince más atropellado, que ya cuenta con el apoyo de más de 22.000 activistas.

Sin embargo, pese a las buenas palabras y la disponibilidad de los técnicos del Ministerio de Fomento y a la puesta en marcha de distintas medidas menores (como la reparación de vallados, el desbroce de los márgenes, la adecuación de infraestructuras trasversales o la señalización de tramos), WWF señala que las principales obras para garantizar la permeabilidad de infraestructuras como la A-4 o la N-420 todavía no han empezado (pasos de fauna). 

Tras haber alcanzado un triste máximo histórico de 22 muertes en 2014, en los dos últimos años las muertes por atropello –la mayor causa de mortalidad conocida para la especie– han descendido ligeramente a 15 y 14 linces, pero es una cifra todavía excesiva. Por ello, WWF exigirá al nuevo Ministro de Fomento, no sólo que cumpla de manera urgente las medidas prometidas por su Departamento y para las que ya existe financiación comprometida –en buena parte procedente de fondos de medio ambiente–, sino que establezca la financiación necesaria para permeabilizar nuevas infraestructuras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.