‘No es posible la convivencia pacífica del lobo con la ganadería y la caza’

La organización agraria Asaja Córdoba ha pedido a la Junta de Andalucía que paralice el plan del lobo y que retire su pretensión de llevar a cabo el programa para la recuperación del lobo ibérico que persigue catalogar a este depredador como especie en peligro de extinción. 

Asaja hace esta petición tras las reuniones que está manteniendo la administración autonómica con pastores y ganaderos, como la celebrada el pasado 1 de marzo en Espiel (Córdoba) bajo el título “El lobo en Andalucía: cambiando actitudes”.

El “desafortunado” programa plantea extender el lobo por las sierras andaluzas. Así, en una primera fase contempla la “recolonización” de la Sierra de Hornachuelos, la Sierra Norte de Sevilla, el Guadiato-Bembézar, el Guadalmellato y las cuencas del Rumblar, Guadalén y Guadalmena, un área que cuenta con más de un centenar de municipios que tienen en la ganadería y en la actividad cinegética sus principales actividades económicas.

Según la organización agraria, el programa constituye una “insensatez”, puesto que el lobo, sin necesidad de programas de apoyo ni de más dinero público, mantiene su presencia en las zonas tradicionales de Cardeña, Montoro, Andújar y Despeñaperros y está en expansión en toda la península Ibérica, “creando graves problemas en todas las zonas ganaderas y cinegéticas que recoloniza”.

Tanto al norte como al sur del Duero los lobos “están causando estragos en la cabaña ganadera”, constituyen una fuente constante de conflicto y son frecuentes las manifestaciones de rechazo. Incluso en aquellas provincias en las que su presencia es aún testimonial, el debate se centra justamente en lo contrario: en rebajar la catalogación de la especie para evitar su proliferación. “Y es que los ataques de lobos al ganado en España suponen unos daños anuales directos de más de cinco millones de euros”.

“Con más de 270 grupos reproductivos censados y con lobos hasta en la Comunidad de Madrid, no se puede hablar de una especie en peligro de extinción”, por lo que desde Asaja apelan a “la sensatez y a la cordura” de la Junta de Andalucía y le piden que frene “este esfuerzo inútil que a nada conduce, que nada aporta y que, de salir adelante, será fuente de conflictos en el mundo rural”.

“Con independencia del loable mandato de preservación de todas las especies allí donde tengan presencia”, Asaja quiere manifestar que reivindicar la conservación del lobo a toda costa es “una temeridad, porque el lobo causa enormes daños económicos a quienes verdaderamente mantienen el medio ambiente en el mundo rural, que son los titulares de explotaciones ganaderas y/o cinegéticas”. Su conservación hoy es difícilmente sostenible dado que no es posible la convivencia pacífica con la ganadería extensiva y con la actividad cinegética, por lo que la Junta de Andalucía “no debería olvidar” que los sectores ganadero y cinegético son “hoy por hoy” fundamentales para la conservación del medio natural, y que gracias a ellos se mantienen ecosistemas únicos “como la dehesa”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.