AEPES realizó pruebas de acreditación de conductores en Asturias

Aprovechando la realización del curso avanzado sobre el rastreo con perros de sangre realizado los pasados 25 y 26 de marzo en Morcín, Asturias, la delegación de AEPES en el Principado organizó en paralelo y en el mismo lugar, en la tarde del 26 , una prueba  para la posible validación como conductores acreditados de la asociación junto con sus perros de tres socios. 

Los equipos presentados a la prueba fueron:

  • José Luis Santos Morón, con Mina Flavium Brigantium, teckel estándar, desde Galicia.
  • Héctor García del Puente, con Urane D’aquen e D’alem Mar (Nala), sabueso de Baviera, desde La Rioja.
  • Óscar López-Cancio García, con Hanna de los Acebales, teckel estándar (Luna), desde Asturias.

La prueba, tal y como viene definida en el reglamento interno de AEPES, se basa en los reglamentos sobre pruebas de rastro de sangre artificial de la Real Sociedad Canina de España (RSCE) con modificaciones que intentan hacerla lo más semejante posible a un  rastreo real tras una pieza herida.
En concreto se trazaron tres rastros mediante la modalidad de sangre proyectada y suelas trazadoras con pezuña de jabalí, con las siguientes características: 24 horas de antigüedad, 1 km. de longitud, con 250 cc de sangre, con 2 camas, 100 metros sin sangre y 10 metros sin sangre ni suelas y con varios giros y saltos de caminos.
Los rastros fueron trazados y juzgados por Rubén Rubio, Javier Miranda y Fernando Mogollón que, tal y como pide el reglamento, son  conductores acreditados de AEPES, y Fernando, además, como director tecnico de la asociación. Colaboró Isaac Díaz Montes, presidente de ASGUCA (Asociación de Guardas de Caza de Asturias).
Los rastros se trazaron el sábado en los alrededores del hotel donde se realizó el curso, en un paraje impresionante con el Angliru al fondo, y con unas condiciones climatológicas muy difíciles durante el trazado del rastro, ya que estuvo lloviendo prácticamente toda la tarde y noche del sábado e hizo mucho viento durante la mañana y tarde del domingo.
Había, además, como debe ser para dificultar el rastreo,  mucha caza real por los alrededores, como pudimos ver a un jabalí que cruzó el rastro número 3 por la mañana y a un corzo que estuvo por el rastro nº 2.
Con estos inconvenientes a priori, junto con lo complicado del terreno, lleno de zarzas, fuertes pendientes, salidas a los abiertos, etc., destacar que los tres equipos participantes estaban perfectamente preparados y resolvieron todos ellos los rastros, no sin antes tener alguna dificultad, principalmente cuando salíamos a los claros debido al fuerte viento.
Estas acreditaciones son biunívocas, es decir, se evalúa  bajo el criterio y con la garantía de AEPES la capacidad de ese conjunto conductor/perro para la resolución con éxito de un rastro sobre una pieza de caza mayor herida.
La aprobación es para ese equipo en concreto, dado que el éxito de un rastreo se basa prácticamente al 100% en el entendimiento y compenetración entre el  conductor y su perro.
Además se examinan los conocimientos del conductor de manera que debe ser capaz de reconocer e interpretar los indicios que los jueces preparan sobre  el terreno, tanto en el lugar del disparo como a lo largo del rastro: pelos, tipo de sangre, huesos… y  debe poder establecer  una hipótesis del tipo de herida infringida, proceso de rastreo a seguir, etcétera.

Durante la prueba los jueces deben evaluar y puntuar los aspectos siguientes:
* Conocimientos del conductor.
* Trabajo en equipo con el perro.
* Fijeza y concentración del perro.
* Voluntad y deseo de rastrear del perro.
Si la prueba es superada, el conductor pasa a la condición de acreditado por AEPES y se incorpora  al listado de conductores de perros de sangre con esta categoría. El perro se inscribe a su vez en el Registro de Perros de Sangre de AEPES y ambos quedan encuadrados según su autonomía de residencia para atender a posibles solicitudes  de rastreos, siempre bajo la coordinación del delegado territorial correspondiente.

Además de este procedimiento de acreditación oficial con un rastro de sangre artificial se consigue esta categoría también mediante la realización correcta de un rastro natural (acto de caza real) en presencia como juez de un conductor oficial de AEPES y cumpliendo ciertas condiciones:
* Tener más de cinco horas de antigüedad.
* Tener una longitud superior a 400 metros.
* Culminar con éxito, encontrando la pieza buscada.
El juez emite un informe a la junta directiva, que decide finalmente si es apto o no el candidato propuesto
Por último, existe también la figura del conductor acreditado provisional para aquellos que ya estén realizando cobros con éxito de manera sistemática  sobre rastros reales. Debe enviar al menos cinco fichas de rastreo, según formato AEPES, indicando testigos. La junta directiva decide y se le concede esta condición por dos años y en espera de que confirme su acreditación formal por alguno de los procedimientos descritos arriba.
No queda sino dar la enhorabuena a los nuevos equipos acreditados por enfrentarse y superar esta difícil prueba, y congratularnos de que haya en España tres nuevos equipos de rastreo de la AEPE, para recuperar animales heridos.
Destacar que uno de ellos estará en Galicia y otro en La Rioja, donde hasta ahora no había ningún equipo de rastreo. Con estos nuevos hay ahora mismo un total de veintisiete equipos acreditados en diez autonomías españolas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.