La AER y AEXCAN organizaron la II Concentración de Rehalas de Azuaga

El pasado día 27 de mayo se dio cita en la localidad Pacense de Azuaga, situada en la zona sur de la comunidad, la II Concentración de Rehalas, dentro de la XXXVI Fecsur, XI Feria del Porcino Ibérico en Extremadura y Salón de la Maquinaria Agrícola y Ganadera.

Decir que esta feria congrega al gran público de la comarca, pues, dentro del marco de expositores dedicados a la agricultura, ganadería y diferentes productos de la alimentación, se da cabida a una numerosa afluencia de público en la zona. Dentro de este magnífico entorno AEXCAN, junto con la Asociación Española de Rehalas, pudo tener el segundo encuentro de estos magníficos aficionados al mundo de rehalas y la montería.

Destacamos la gran labor de la familia Moruno que, de una manera altruista, con un despliegue familiar y digno de admirar, hizo que todos los asistentes se fuesen de esta concentración con más ganas, si cabe, de volver en próximas ediciones. El trato amable y exquisito por parte de esta familia, estos aficionados sin límites, con una dedicación desmesurada a sus perros, hacen que esta feria y esta reunión entre aficionados no pase desapercibida en el calendario de nuestras citas destacadas.

Con unas magníficas instalaciones donde destacamos la fabulosa temperatura que allí se respiraba, a pesar de estar en la zona sur, hicieron de esta jornada que los visitantes y los expositores disfrutasen de lo lindo del gran nivel de las rehalas asistentes.

Desde la comunidad limítrofe, como es Andalucía, vinieron numerosos aficionados a participar en dicho evento, como, por ejemplo, Rafael Alcalde, de Córdoba; Juan A. Gómez Escribano, de Cerro Muriano; José Rojo, de Villaviciosa de Córdoba. De Extremadura destacamos a los hermanos Moruno, de Azuaga, y a Kiko, el de la Julia, de Navalvillar de Pela.

Estas fueron, entre otras, las recovas que dieron buena cuenta del nivel de perros y las espléndidas líneas de rehalas que existen por la zona. Sin olvidar, una vez más, a los jóvenes que no quisieron perderse ese emotivo momento de poder hacer sonar esa caracola y ese sonido tan característicos en el monte y la sierra.

Recordemos que el cometido de nuestra sección Jóvenes Rehaleros siempre se basa en la educación y formación medioambiental y cinegética, que acompañada a la ilusión de estar en el campo, enseña a saber disfrutar de nuestros perros, aportarle cuidados, alimento, ejercicio, ya que ellos son  la base de nuestra historia y  cultura cinegética, para que el día de mañana nuestra apasionada afición no se pierda por la falta del relevo generacional en nuestra civilización cada día más urbanita.

Agradecer la asistencia a los participantes, al Ayuntamiento de Azuaga y, como no, a la familia Moruno su inestimable trabajo en pro de la rehala y de eventos de esta índole.

Deja un comentario