El Senado polaco acepta varias enmiendas que podrían acabar con su tradición cinegética

La Federación de Asociaciones de Caza y Conservación de la Unión Europea (FACE) se ha mostrado muy preocupada tras la votación y aprobación por el Senado polaco de diversas enmiendas sobre la ley de caza del país, ya que, impondrían severas restricciones de caza que, en la práctica, acabarían con la tradición, la cultura y las modalidades de caza en Polonia.

Los cambios votados por el Senado polaco van a tener un gran impacto sobre la caza y los cazadores y entre ellos se encuentran los siguientes:

1. Prohibición de molestar a los animales salvajes en el caso de que no haya un propósito de caza.

Resultado: se impide a los cazadores entrenar y probar a sus perros de caza, así como a los cetreros entrenar a sus aves rapaces, una actividad que la UNESCO reconoce como “Patrimonio Cultural Inmaterial” a nivel mundial.

2. Nombramiento del presidente de la asociación de cazadores por parte del Ministro de Medio Ambiente y la posibilidad de ser destituido por el ministro tras consultar a la junta asesora

Resultado: la enmienda elimina el autogobierno de la Asociación Polaca de Caza y es un ataque directo contra los principios democráticos.

3. No habrá sanciones por obstruir una cacería 

Resultado: se permite a los individuos o grupos anticaza llevar a cabo cualquier tipo de obstrucción o sabotaje de cacerías sin que este hecho sea castigado.

4. Prohibición de cazar a los jóvenes hasta la edad de 18 años

Resultado: se elimina la posibilidad de inculcar las tradiciones cinegéticas de generación en generación, al impedir que los padres, abuelos, familiares y otros mentores lleven jóvenes cazadores al campo y les enseñen la importancia de la caza como herramienta de gestión y conservación. Las leyes propuestas en Polonia podrían poner fin al futuro del patrimonio cinegético en el país.

A FACE le preocupan, además, otras dos modificaciones: la prohibición del uso de municiones de plomo antes del 31 de diciembre de 2019 y la obligatoriedad de realizar pruebas periódicas para cazadores cada 5 años.

La Federación de Asociaciones de Caza y Conservación de la Unión Europea se opone principalmente a la prohibición de la participación de los jóvenes en la actividad cinegética, algo común en todas las culturas de caza europeas, destacando que la caza es una forma natural y saludable de obtener carne orgánica para el hogar. Además, la participación de los jóvenes en la caza proporciona un conocimiento clave sobre la naturaleza y una comprensión profunda de la gestión de la vida silvestre y el bienestar de los animales, aspectos positivos para el desarrollo mental y físico de los niños.

Para FACE es un derecho fundamental de los padres educar a sus hijos de acuerdo con sus propias creencias y costumbres, y esta prohibición no respeta este aspecto. En este punto, FACE ha querido destacar el artículo 2 de la Convención Europea de Derechos Humanos que afirma: “El Estado respetará el derecho de los padres a garantizar dicha educación y enseñanza de conformidad con sus propias convicciones religiosas y filosóficas” . FACE asegura que estas nueva legislación también contradice muchos de los principios clave establecidos en la European Charter on Hunting and Biodiversity, que fue adoptada por el Comité Permanente de la Convención de Berna en noviembre de 2007.

Por ello, desde FACE han hecho un llamamiento al presidente polaco, Andrzej Duda, para que reconsidere estos cambios conforme con la Convención de Berna y la Convención Europea de Derechos Humanos.

Deja un comentario