Condenan a un furtivo de corzos que fue “cazado” por una trailcam

Un furtivo vecino de Pinilla de los Barruecos (Burgos) tendrá que pagar unos 12.000 euros tras ser sorprendido, gracias a un sistema de cámaras espía, colocando lazos de acero para capturar corzos. Además, en su casa el Seprona encontró un centenar de cabezas de corzo.

El furtivo, que responde a las iniciales C.C.F., ha sido condenado por un delito contra la fauna a una multa superior a 7.000 €, a una indemnización de 5.000 € y al decomiso del vehículo todoterreno que utilizaba para cazar corzos fuera de la temporada hábil y con medios prohibidos, según ha informado la delegación territorial de la Junta de Castilla y León en Burgos.

El ahora condenado fue sorprendido en el verano de 2010 por Agentes Medioambientales y Celadores de Medio Ambiente colocando lazos de acero para la caza ilegal de corzo en cotos de caza de las localidades de Hacinas y de Pinilla de los Barruecos.

Fue entonces cuando agentes del Servicio Territorial de Medio Ambiente especializados en la lucha contra el furtivismo instalaron un sistema de cámaras espía que se activan automáticamente con el movimiento, gracias a las cuales pudieron captar estas actividades ilícitas e identificar a su autor.

El furtivo cortaba la cabeza de los corzos macho estrangulados por los lazos y abandonaba en el campo sus cuerpos, así como las corzas y crías de corzo, por no serle de utilidad.

En el registro de la vivienda y del todoterreno del entonces presunto furtivo, el Seprona encontró más de un centenar de cabezas de corzo y doscientos lazos de acero, según ha informado la Junta en una nota.

Deja un comentario