El IREC y la IE identifican las principales causas de uso ilegal de veneno

IREC venenos

Investigadores del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC) y de la IE Universidad de Segovia han identificado las principales causas relacionadas con el envenenamiento de fauna silvestre y han logrado elaborar un mapa de riesgo de esta práctica ilegal en la Cordillera Cantábrica.

Los recursos naturales y particularmente la conservación de la biodiversidad pueden verse amenazados por actividades ilegales tales como el envenenamiento o la caza y la pesca furtivas. Este tipo de actividades ilegales, que muchas veces surgen de conflictos entre los seres humanos y la vida silvestre, no solo tienen importantes consecuencias ambientales, sino también económicas (ej. pérdidas en sectores productivos) y sociales (ej. escasez de alimentos).

Sin embargo, debido a su naturaleza ilegal, existe muy escasa información sobre este tipo de actividades, lo que plantea un importante reto a la hora de abordar su estudio con el fin de mitigar su impacto negativo sobre el medio natural. Por ello es necesario desarrollar herramientas que ayuden en la identificación de las causas de estas actividades ilegales y contribuyan a mejorar la eficacia de las acciones preventivas.

El envenenamiento de fauna silvestre es una de las actividades ilegales con consecuencias más graves en lo que respecta a la conservación de los ecosistemas naturales y su biodiversidad. En España, por ejemplo, WWF/Adena registró más de 3.000 casos de envenenamiento de fauna entre 1990 y 2003, los cuales afectaron a 7.261 animales. A pesar de tratarse de cifras importantes, hay que tener en cuenta que estos datos solo representan una pequeña parte del total.

Para paliar el reto que supone la limitación asociada a la calidad de la información de actividades ilegales, se utilizó un tipo de modelización ya existente, usada para modelar la distribución de especies pero que se aplica por primera vez en el contexto de actividades ilegales. El resultado fue muy satisfactorio ya que permitió identificar los principales factores relacionados con el uso ilegal de veneno así como predecir espacialmente el riesgo de uso. Los resultados han sido publicados en la revista británica Journal of Applied Ecology.

En el área de estudio, la Cordillera Cantábrica, se confirmaron 112 casos de envenenamiento que afectaron a 228 individuos de 25 especies diferentes en el período 2000-2010. La mayoría de las especies afectadas fueron aves rapaces, especialmente el buitre leonado (64 ejemplares), pero también otras aves con hábitos carroñeros como el milano negro (16). Entre los mamíferos destacó la presencia del zorro, con 29 ejemplares envenenados, viéndose también afectados perros (27) y lobos (19). El envenenamiento ilegal afectó a 11 especies clasificadas como amenazadas a nivel nacional y/o mundial entre las que cabe destacar el oso pardo cantábrico (8 ejemplares) y el alimoche común (14).

La acción del lobo, determinante para el uso de venenos
Los modelos señalaron el riesgo percibido de ataques de lobo al ganado como el principal desencadenante del uso ilegal de veneno en el área de estudio. Sin embargo, la presencia de oso no fue una causa importante para desencadenar esta práctica ilegal. La existencia de áreas protegidas estuvo positivamente correlacionada con el uso ilegal de veneno, mientras que los factores socioeconómicos tuvieron escasa influencia. Alrededor del 56% del área de estudio se clasificó como “con riesgo de uso ilegal de veneno”, de acuerdo con los modelos.

En este trabajo el IREC y la IE muestran una nueva aplicación de un tipo de modelización frecuentemente usada para predecir la distribución de especies que puede ayudar además en la lucha contra actividades ilegales en el medio natural. Los gestores pueden usar este tipo de modelos para realizar un reparto más eficiente de los escasos recursos disponibles en conservación, centrándose en los sectores y áreas geográficas con más riesgo.

Así, en el área de estudio, las acciones encaminadas a la lucha contra el uso ilegal de veneno deberían centrarse en resolver el potencial conflicto existente entre los ganaderos (principalmente de bovino) y el lobo, especialmente en espacios protegidos.

Deja un comentario