El futbolista Yaya Touré será embajador de la ONU contra el furtivismo de elefantes

El futbolista marfileño del Manchester City, Yaya Touré, ha sido nombrado Embajador de Buena Voluntad del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) para luchar contra el furtivismo de los elefantes en África.

“Lo que está ocurriendo en Costa de Marfil y en África, en general, es muy grave”, afirmó al ex jugador del Barcelona en declaraciones a EFE, en alusión a la matanza indiscriminada de miles de elefantes cada año para el tráfico de marfil. Touré, Futbolista Africano del Año en 2011 y 2012, suscribió su compromiso con el PNUMA, en su sede de Nairobi (Kenia), para poner su rostro a una campaña de denuncia del furtivismo, que ha puesto en peligro de extinción a uno de los cinco grandes africanos. 

“He tomado esta iniciativa porque siento que, además del fútbol, tengo que hacer algo por mi país y por África”, explicó. Touré recordó, en la rueda de prensa ofrecida en la sede del PNUMA en Nairobi, que pese a que el equipo nacional de Costa de Marfil se llama ‘Los Elefantes’, en su país sólo quedan ya 800 ejemplares de estos mamíferos. “El furtivismo amenaza la propia existencia del elefante africano y, si no actuamos ahora, podríamos estar caminando hacia un futuro en el que esta especie haya desaparecido”, dijo Touré. El futbolista advirtió que esta lacra también plantea “una amenaza seria a la seguridad, la estabilidad política y económica, a los recursos naturales y al patrimonio cultural de muchos países”. 

Naciones Unidas estima que, sólo en 2011, unos 17.000 elefantes fueron asesinados ilegalmente. El número de elefantes abatidos de forma furtiva excede con mucho los niveles de crecimiento de su población natural, lo que ha colocado a los paquidermos en peligro de extinción, sobre todo en África Central y Occidental. El director del PNUMA, Achim Steiner, agradeció la colaboración de Touré, “una poderosa voz africana para hablar e inspirar acción y soluciones frente a estos desafíos medioambientales”. 

El tráfico de marfil se ha duplicado desde 2009 y alcanzó su punto más alto en 2011. El PNUMA anima a la comunidad internacional a aumentar los controles sobre los traficantes, reforzar las legislaciones nacionales, mejorar el rastreo de los animales y estrechar la colaboración policial. En la nómina de embajadores de buena voluntad de la UNEP, a la que se ha sumado Touré, figuran ya la modelo brasileña Gisele Bündchen, el actor estadounidense Don Cheadle, el fotógrafo francés Yann Arthus Bertrand o la actriz china Li Binging.

Deja un comentario