Un furtivo de elefantes condenado a cinco años de prisión en la República del Congo

El Tribunal Supremo congoleño ha decretado cinco años de prisión a Ghislain Ngondjo por matar a decenas de elefantes para hacerse con sus colmillos de marfil, según informa Mongabay.com

 

La sentencia de cinco años es la mayor impuesta en la República del Congo por furtivismo. Ngondjo fue considerado el jefe de un grupo de furtivos de elefantes y, además de matar a los paquidermos, reclutaba nuevos tiradores y propinó amenazas de muerte a los guardas y al personal del Parque Nacional Odzala. 

“El Congo es la zona cero de la lucha para salvar a los elefantes del bosque de África de la extinción. La detención y enjuiciamiento de Ngondjo muestra que podemos ganar esta guerra en la que los gobiernos y la comunidad de ONGs trabajan juntos en sociedad”, afirmó James Deutsch, director del programa para África de la Wildlife Conservation Society (WCS). 

En el diario digital Momgabay.com también se afirma que desde hace tiempo los conservacionistas llevan pidiendo a los gobiernos que dicten penas más severas contra los furtivos y a otros criminales, muchos de los cuales son liberados con poco más que “un tirón de orejas”. 

“El Ministro de Justicia de la República del Congo y el Tribunal Supremo congoleño han enviado un mensaje claro de que no se tolerará el robo y el saqueo del patrimonio de la vida silvestre del Congo por los furtivos y traficantes de marfil”, agregó Deutsch. 

Se ha tardado varios años en capturar y enjuiciar a Ngondjo, según la WCS, organización que colaboró estrechamente con el Gobierno y la Red de Parques de África. La colaboración entre la WCS y la Fundación Aspinall, PALF (Proyecto para la Aplicación de la Ley para la Fauna de la República del Congo), resultó decisiva para lograr este resultado. 

Ngondjo había burlado al Departamento de Cuvette-Ouest durante una década y, según se dice, había forjado altos contactos para evitar la detención y el enjuiciamiento, pero finalmente éste se ha llevado a cabo. 

Otros dos furtivos fueron juzgados junto a Ngondjo: uno recibió una sentencia de cinco años y el otro de dos años. 

El furtivismo sobre el elefante ha alcanzado niveles récords en los últimos años, estando las poblaciones de elefantes en África central especialmente afectadas. Los elefantes del bosque, que se encuentran principalmente en la Cuenca del Congo, han sido diezmados: un estudio reciente descubrió que la población se ha reducido en un 60% en la última década debido a los furtivos. Los expertos estiman que 35.000 elefantes fueron asesinados en 2012 para vender sus colmillos en el mercado negro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.