Sistema de detección de incendios forestales con cámaras térmicas

El Servicio Territorial de Medio Ambiente de Soria presentó en el marco de la reunión de trabajo del Proyecto Eufofinet, European Forest Fire Networks, que se celebró la semana pasada en Zvolen (Eslovaquia) los avances que se han conseguido en Soria en la vigilancia, detección y seguimiento de estos fuegos desde la implantación en 2006 de una red de vigilancia automatizada de alta tecnología mediantes imágenes térmicas.

Esta reunión, cuyo objetivo es compartir estrategias y metodologías de trabajo en la lucha contra los incendios forestales y en el que participaron representantes de Grecia, Francia, Italia, Dinamarca, Reino Unido, Polonia y Eslovaquia, sirvió para que el jefe del Servicio Territorial, José Antonio Lucas, y un miembro del equipo de trabajo de lucha contra incendios forestales, Víctor Cabrerizo, presentaran el sistema de vigilancia automatizada de alta tecnología mediantes imágenes térmicas.

La detección automatizada de los incendios forestales es el resultado de un proyecto de ingeniería de alto nivel que ha logrado integrar en un solo sistema cámara térmica infrarroja, cámara CCTV de altas prestaciones, sistema de geo-referenciación, equipos de comunicaciones, equipos de control informático y estaciones meteorológicas. Todo ello controlado con un software específico que permite la detección temprana de focos de incendio y su posterior seguimiento, en tiempos óptimos y en entornos aislados y alejados de zonas habitadas y en condiciones ambientales adversas como niebla o humo. Facilita también las posteriores labores de extinción gracias al seguimiento termográfico y a tiempo real de los focos de incendio, así como su localización precisa sobre la cartografía disponible de la zona.

Las unidades de vigilancia y detección están ubicadas en el monte, en emplazamientos escogidos en función de sus cuencas visuales y entorno de protección. Se encuentran en estado de observación continua las 24 horas, siendo capaces de divisar cualquier foco de calor en un radio de 8-10 kilómetros con un tiempo límite de detección de ocho minutos en modo automático. Además de la localización temprana y el seguimiento y monitorización de los incendio, sus prestaciones permiten también el seguimiento de quemas controladas, contar con información meteorológica en tiempo real, la visualización de los medios de extinción en el incendio o discernir falsas alarmas como polvo o chimeneas de incendios reales.

El fuego, detectado desde sus inicios
Las imágenes térmicas permiten detectar y ver con detalle, incluso en condiciones meteorológicas desfavorables, cualquier fuente de calor por pequeña que sea, pudiendo identificarse con fiabilidad a individuos, vehículos, fogatas y un sinfín de objetos que funcionen con cualquier fuente de energía. En el momento que las cámaras térmicas detectan alarmas llega la información al centro de control del en el que se dispone de herramientas de gestión, información geográfica (GIS), diagnósticos y telecontrol. Cuando el sistema detecta alguna anomalía, que vendrá dada en forma de un aumento de la temperatura, la cámara que la ha generado capta desde ese instante imágenes concretas de la alarma, las transmite y las almacena de forma automática, por si posteriormente han de ser consultadas.

Una vez detectado el incendio, éste es localizado y el responsable del sistema puede tomar el mando del mismo por control remoto, localizar la imagen, fijarla y ver el posible incendio forestal en tiempo real. Es posible conectarse con las cámaras CCTV y térmica para controlarlas. Esto permite observar la ubicación de una alerta, comprobar el área de visibilidad de la cámara y los parámetros que mejoren la visión de la cámara térmica en un incendio, así como distinguir el foco de inicio y la evolución del mismo. El sistema exporta sobre la base cartográfica los datos meteorológicos que toma en cada momento su estación meteorológica. Se actualizan cada 30 segundos y se pueden transmitir al Centro de Proceso de Datos con la frecuencia que se desee.

El proyecto se puso en marcha en el año 2006 con ocho cámaras y ha ido evolucionando cualitativamente y cuantitativamente hasta alcanzar las 19 cámaras y 34 torres de comunicaciones vía Wimax instaladas actualmente. Durante los primeros meses de 2012 ya han sido detectados dos incendios y se ha hecho el seguimiento de uno más. Con estas 19 cámaras se abarcarán una superficie vigilada próximo a 380.000 hectáreas teóricas. Además, este proyecto lleva consigo la ampliación de la red de comunicaciones que permitirá disponer de WIFI de banda ancha en zonas remotas. Asociado a esta red de comunicaciones y enmarcado en el mismo proyecto, ocho vehículos del Servicio Territorial contarán con un sistema de comunicaciones que permitirá tener conexión en entornos aislados.

One Comment

  1. Seria bueno que se ayudara a Honduras con esta tecnologia para tener mayor control y efectividad en el combate de incendios forestales, ya que en verano (febrero – mayo) hasta el aeropuerto de la capital es cerrado por falta de visibilidad. La embajada de USA ofrecio apoyo y lo que termino dando fue un corso de combate de incendios en una de las universidades agricolas EAP (Escuela Agricola Panamericana), en el valle de El Zamorano.

    Contactar al Ingeniero De Leon, ministro Director del Instituto de Conservacion Forestal, Areas Protegidas y Vida Silvestre ICF, Tegucigalpa, Honduras.

Deja un comentario